Un conejo esperanzador

Por Mimí Carrillo

Hop, rebelde sin pascua, es la nueva película de los productores de Mi villano favorito, y de Tim Hill, director de Alvìn y las ardillas. La combinación entre personajes animados y actores de carne hueso (protagonizan James Marsden y Kaley Cuoco) cautiva de inmediato al espectador, ofreciendo una trama original, sobre una festividad local norteamericana, que resulta divertida para toda la familia.

Así, el conejo E.B. (doblado por Benny Ibarra) es el próximo heredero a trono de la Isla de Pascua, lo cual implica la responsabilidad de mantener viva las tradiciones de esta celebración y enfrentarse a una fábrica operada por pollos, donde habita su principal enemigo, Carlos (Leonardo de Lozanne), con un plan malévolo para tornarse en el Pollo de Pascua.

E.B. salta al “mundo real” para buscar su destino, donde por cierto, le tocará en suerte un cameo con David Hasselhoff (El auto increíble), quien se interpreta a sí mismo, y cuya aparición es por demás hilarante y nostálgica para quienes aún son fans de Michael Knight.

La búsqueda de E.B. lo hará toparse con Fred O`Hare (Marsden) un desempleado que no sabe como encontrar una gran oportunidad para mudarse de casa sus padres y triunfar, del cual el Conejo de Pascua se aprovechará para hallar un hogar mientras persigue su sueño de ser baterista, sin embargo, E.B. tendrá que afrontar al comando de las Boinas Rosas, conformado por tres conejitas ninja, comisionadas por el padre del protagonista para regresarlo a la Isla de Pascua.

El filme nos remonta a la tradición de la Pascua con la esperanza del conejo y los dulces, que poco ha llegado a México, sólo quizá, a través de antiguas caricaturas de Snoopy y Charlie Brown.

Hop es un filme muy atractivo, y seguramente habrá una secuela con más aventuras y diversión, máxime que quedaron diversos cabos sueltos, los cuales seguramente serán respondidos en su continuación, más aún que actualmente es la película número uno en la taquilla estadounidense.

DISFRUTA EL TRAILER

También te podría gustar...

Deja un comentario