Regresa el poder de los X-Men

Por Mimí Carrillo

Espectacular, plagada de un elenco atractivo y con una historia apegada a los orígenes de los personajes centrales, provenientes de las páginas de Marvel Comics, X-Men: Primera Generación, llega a la pantalla grande para cautivar al público, que año con año prosigue registrando altos ingresos a las salas de cine en torno al nuevo género de súper héroes.

A la nueva clase de los populares mutantes ingresan los jóvenes Charles Xavier (James McAvoy) y Erik Lehnsherr (Michael Fassbender), quienes en principio serán amigos, para en un futuro convertirse en rivales, encarnados en el Profesor X y Magneto (pero esa es otra trama). Por lo pronto, el filme dirigido acertadamente por Mathew Vaughn es entretenido, aunque a veces cae en lo bufonesco, pero aún así no pierde el estilo.

La ambientación en la década de los sesenta, hace de X-Men: Primera Generación un mejor patio visual para colocar a los mutantes en la época en que aparecieron por primera vez en las páginas de Marvel, de la mano de Stan Lee.

Para los fans de las tres entregas anteriores, dirigidas las dos primeras por Bryan Singer, y la última, por Brett Ratner, esta película se torna una precuela, ya que básicamente engloba los conflictos personales que varios de los personajes centrales sufrirán para finalmente tomar el bando de los “buenos” o los “malos”.

En estas decisiones estarán Mystique, la mutante azul, interpretada por la nominada al Oscar, Jennifer Lawrence, quien luce por demás espectacular, así como January Jones, en el papel de la sensualmente gélida, Emma Frost. Destaca también la participación de Kevin Bacon como un villano más malévolo que el propio Magneto, llamado Sebastián Shaw, quien amenaza con detonar una Guerra Mundial.

You may also like...

Deja un comentario