Adéntrate a “Las Leyendas de Mali”

Desde el Sahara, en el oeste de África, dónde florecía el antiguo imperio malíciense, llegan a México por primera vez el show Leyendas de Mali: Bassekou Kouyaté y sus músicos (Ngoni Ba). El Plaza Condesa será testigo de cómo ellos continúan las tradiciones musicales de los griots, en una combinación de jazz, blues, rock, y bluegrass con el Afro-beat, reafirmando que éste es el país con más genios de la música popular por metro cuadrado del mundo. La cita es el martes 18 de octubre en el foro Plaza dentro de la serie Latidos del Mundo que se presenta en este foro.

Bassekou Kouyaté, nieto del reverenciado Jeli, es uno de los representantes de la nueva generación de malís que desarrollan las posibilidades técnicas del instrumento ngoni. El ngoni es característico de Mali (aunque también se puede encontrar en una amplia región entre Marruecos y Nigeria), un pequeño instrumento de tres, cuatro, cinco y hasta siete cuerdas utilizado en África occidental.

Junto con su banda, Ngoni Ba interpreta un repertorio propio de su región, Segou (en Mali), lugar donde nació el blues, según Taj Mahal. Pero Kouyaté tiene una carrera mucho más amplia que la que ha labrado con su grupo. Ha acompañando en discos y giras a grandes de la música como Ali Farka Touré, Youssou N Dour, Taj Mahal, Toumani Diabaté (gracias a él fue que lo “descubrieron”), Carlos Santana y U2, entre otros.



Kouyaté está casado además con la cantante Ami Sacko, lo cual los hace una de las instituciones familiares más importantes para la música moderna en el continente africano. Hasta el momento y ya como Ngoni Ba, Kouyaté ha grabado dos discos: Segu Blue y I Speak Fula.

Así, para demostrar la leyenda de que Mali es uno de los sitios donde se crea la mejor música del mundo (Kouyaté ganó el Disco del Año y Artista Africano del Año en los BBC3 Awards for World Music), Leyendas de Mali: Bassekou Kouyaté y Ngoni Ba se presentan el martes 18 de octubre en el Plaza Condesa. Boletos disponibles en Ticketmaster.

También te podría gustar...

Deja un comentario