Hace Del Toro un impecable “Escobar”

Por Iván Quecha

benicio-del-toro Pablo Escobar continuará resonando en América Latina como un icono de su época, donde llegó a tomarse fotografías frente a la Casa Blanca, y coordinar el envío de cientos de kilos de cocaína desde un despacho en Colombia, como cualquier empresario de ese país.

Andrea Di Stefano, director italiano, tomó una historia acerca de uno de sus compatriotas que en Colombia se vinculó estrechamente con la familia de Pablo Escobar durante su etapa más sangrienta para desarrollar un thriller romántico que medianamente hará vibrar a sus espectadores, pues tiene altibajos en el ritmo.

Josh Hutcherson (Los juegos del hambre) encarna el papel de un canadiense despistado que se enamora de la sobrina de Pablo Escobar. Después tiene que realizar una misión muy peligrosa, que revela lo complicado que es simplemente vivir en un grupo de personas donde mantener un secreto es más importante que las vidas humanas.

Benicio del Toro (Pablo Escobar) tiene una película a modo, que le permite explotar el cinismo carismático de un personaje que cimbró los cimientos de todo el continente declarando una guerra total al Estado colombiano en décadas pasadas. Su actuación es prácticamente impecable, sólo que se ensombrece ante una trama predecible, con un final inesperado.

Escobar es una película que se puede disfrutar cabalmente, pero la combinación entre romanticismo y acción deja un sabor regular en el filme, que se compensa en parte con las actuaciones secundarias. El drama de la pareja de enamorados llega a ser repetitivo, y el filme muestra a los seguidores de Pablo Escobar como un grupo anónimo de seguidores fanáticos, cuando la realidad colombiana de aquella época era mucho más complicada que sólo “buenos o malos”.

Las calificaciones de la mayoría de los sitios especializados la sitúan entre 6 de 10, o tres estrellas de cinco. Hay que verla con muchas ganas, o habrá decepciones.

You may also like...