“Jack Reacher”, un Tom Cruise con la misma fórmula segura

Por Arturo Brum

jack-reacher-2-to-start-filming-in-november Tom Cruise es un actor que ya siempre va a lo seguro: con películas de acción, donde él es el héroe o antihéroe, experto en combate cuerpo a cuerpo, uso de cualquier arma y un análisis detectivesco envidiable. Sin embargo, en su filmografía encontramos excepciones, obras que le han exigido un trabajo actoral más complejo: Magnolia, de Paul Thomas Anderson; Jerry Maguire de Cameron Crove, o Nacido el cuatro de julio de Oliver Stone.

Es decir, Cruise ya debe ser el icono de las películas de acción de Hollywood. Y eso es lo que vemos en su más reciente filme Jack Reacher: sin regreso; secuela de la película Jack Reacher: bajo la mira (2012).

Al respecto, sería normal pensar que la fórmula del tipo de películas que hace Cruise está agotada, o como decimos en México, choteada; pero al parecer no, dicho estilo le funciona a Tom y sus películas de este género, por lo regular tienen éxito en taquilla y la crítica no es tan dura con ellas. Asimismo, tengo que mencionar que cada cinta de acción que hace ya tiene una característica que parece ineludible en su cine; su forma de correr. Siempre corre. Y a la gente le gusta eso.

Jack Reacher (Tom Cruise) es un ex militar retirado, que cuando trabajaba en la milicia de su país era como un tipo de detective-policía que investigaba y arrestaba a soldados corruptos.

Ni en la primera parte de la saga ni en esta, no nos enteramos que lo motivó a dejar su cargo (por ahí menciona un tipo de libertad que antes no tenía), para convertirse en un “fantasma”, un hombre solitario, antisocial, difícil de encontrar, que viaja por toda su nación ayudado a los más desafortunados: ya está fuera del sistema y para hacer justicia a veces rompe la ley, por eso es un antihéroe en este filme.

En esta ocasión, Jack se muestra interesado amorosamente por la Major Turner (Cobie Smulders), quien ocupa el que fuera puesto de Reacher. Cuando la va a visitar descubre que ella ha sido arrestada por cargos de espionaje. Obviamente, él no cree esas acusaciones e investigará lo que realmente pasó.

Así, descubre una red de corrupción entre varios soldados y con la ayuda de Turner, a quien rescató antes de que la matarán, buscarán a los culpables. Al mismo tiempo, Reacher se entera que tiene una demanda por paternidad. Por lo que tendrá que proteger a su supuesta hija Samantha (Danika Yarosh) de sus enemigos.

La película no tiene nada que no hayamos visto antes: persecuciones, disparos, peleas y actos casi sobre naturales del protagonista, de quien insisto ha hecho de su forma de correr una de sus características de sus cintas.

Dirigida por Edward Zwick – quien ya nos ha presentado trabajos interesantes como Traffic, Diamante de sangre, entre otras, y que con Cruise ya había trabaja antes en El último samurái – Jack Reacher: sin regreso es un largometraje entretenido, donde vemos a Tom hacer lo que mejor hacer. Se estrena este 25 de noviembre y los amantes del género de acción y de Cruise no deber perdérsela.

También te podría gustar...