“Fuocoammare”, documental sobre la vida cotidiana y la inmigración

Por Arturo Brum Zarco

CzlMRNLWIAAE-Ge Samuel tiene 12 años, vive en la isla de Lampedusa, la cual se encuentra en el mediterráneo a 200 kilómetros de Sicilia, es el punto más meridional de Italia. Le gusta salir a jugar, construir resorteras, estudiar, investigar lo que hay a su alrededor y pretende como toda su familia aprender a pescar (ya que gran parte de la isla vive de eso); pero lo que no sabe Samuel, o no quiere saber, o no necesita saber, es que donde vive, a unos pasos de donde juega, sucede una gran tragedia.

La isla, desde 1990, es un punto donde millones de inmigrantes africanos llegan, es decir, es como la puerta de entrada a Europa. Sin embargo, más de 20 mil personas han muerto ahogadas y miles han llegado en condiciones deplorables, ya que viajan en deteriorados y pequeños barcos.

De eso trata el documental Fuocoammare (Fuego en el mar), dirigido por Giafranco Rosi. El cual aborda temas como la inmigración, la inocencia de la niñez y la vida cotidiana. Y se estrena en México este viernes 13 de enero.

Asimismo, es un filme que contrapone dos puntos: uno trágico, que lleva a la muerte; y el otro alegre, el inicio de la vida de un niño. De esa forma el director hace la reflexión de que a lado de lo bello puede estar el horror. ¿Qué tanto sabemos de lo que pasa a unos cuantos kilómetros de donde vivimos?

Así, el director contrapone escenas: Samuel jugando y explicando cuál es la mejor madera para crear una resortera, después vemos unos jóvenes africanos que viajan en un barco con sobrecupo; Samuel canta junto a un pájaro y a unos kilómetros de él la policía costera de su isla saca cadáveres de un navío pequeño. La inocencia contra la realidad.

Tiene tomas hermosas y aterradoras del mar, ya que en este documental el mar es un personaje más; que en algunos casos es amable y cariñoso, pero en otros es destructivo y asesino. No trata de dar una explicación de por qué pasa el fenómeno de la inmigración, sólo plasma que está ahí.

La inocencia del niño es una metáfora de lo desinteresados que podemos ser ante las tragedias. Por ejemplo, en México, nuestra vida cotidiana sigue, vemos Facebook, salimos con amigos, vamos al cine; pero inmigrantes centroamericanos pasan a nuestro lado en condiciones deplorables.

Con esa reflexión me quedo del documental Fuego en el mar, que tiene tomas contemplativas y lentas, que sirven para contar la anécdota y el conflicto. Quizá todos somos Samuel y queremos seguir con la inocencia de que aquí no pasa nada.

You may also like...