“Borg McEnroe”, una rivalidad para la historia

borg_mcenroe Borg McEnroe es un filme que muestra al público, conocedor y no conocedor del tenis, la rivalidad encarnizada que tuvieron estos dos tenistas a inicios de la década de los ochenta, cuando aún no existían las redes sociales, y que cimbró al mundo, en especial, por el juego final del torneo de Wimbledon en 1980, catalogado como uno de los duelos más apasionantes del deporte blanco en toda la historia.

Así, Shia LaBeouf (ese mismo actor que llegó a la cima con Transformers para luego caer) da vida de manera convincente al que fuera calificado como el “niño malo” del tenis, John McEnroe, recordado por sus constantes berrinches dentro y fuera de la cancha, contra quien no estuviera de acuerdo con sus puntos de vista. Si bien la caracterización de LaBeouf pudo haber sido simplona o caricaturesca, consigue una representación acertada de este ex atleta, dignificando los curiosos porqués de estas rivalidades.

Por el otro lado, el sueco Sverrir Gudnason da vida a su compatriota, Björn Borg, el deslumbrante multicampeón de Grand Slams en los setenta e inicios de los ochenta, considerado uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, gracias a sus actitudes casi gélidas y calculadoras, las cuales, según el filme dirigido por Janus Metz, tenían un origen oscuro, el cual se develará a través de la trama.

Borg, hastiado de tantos logros y triunfos, halla en el joven norteamericano, McEnroe, un digno rival, que lo revitalizará para dar un extra y descubrir que a veces, se requiere de elegir un enemigo para liberar todo el potencial.

Así que, antes de tremendas rivalidades tenísticas, como la del propio McEnroe con su compatriota Jimmy Connors, o las de Andre Agassi contra Pete Sampras, Stefan Edberg e Ivan Lendl o Roger Federer contra Rafael Nadal, estuvo primero Borg McEnroe.

You may also like...