Regresa a un misterioso pasado en “Verano del 84”

summer-620x330 “Verano del 84” es un thriller de buena hechura, dirigido por RKSS, un colectivo de realizadores integrado por François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell (“Turbo Kid”, 2015), que aprovecha el éxito de otros productos audiovisuales, como “It” (2017) o las series en streaming, “Stranger things” y Glow”, los cuales han usado la nostalgia ochentera para atraer al público de aquellas épocas y a los millennial, quienes parecen gustar de tan prolífica era en materia de cultura pop.

La película ha recurrido a una ingeniosa campaña publicitaria, colocando en los complejos exhibidores enormes cartones de leche con fotos de personas desaparecidas (obviamente, los personajes de la película), tal y como se hacía en Estados Unidos para informar de este tipo de casos. La trama muestra a un grupo de adolescentes, interpretados por Graham Verchere, Caleb Emery y Tiera Skovbye, quienes investigarán la posible presencia de un asesino serial entre los vecinos de su comunidad.

“Verano del 84” logra capturar la atmósfera del cine de los ochenta, ese que llamaban de clase “B” y que hoy es considerado de culto. El público notará la influencia de John Carpenter, quien en películas como “Halloween” retrata los secretos más oscuros de la clase media norteamericana, principalmente, la que habita en los suburbios.

Conforme la historia avanza, las pesquisas pasarán de ser una mera broma a una auténtica cacería mortal que podría no terminar bien para los protagonistas. Aderezadas con sonidos electrónicos muy similares a los que el mencionado Carpenter componía para sus producciones, las escenas de “Verano del 84” van sumando en suspenso, el cual atrapa al espectador en este juego del gato y el ratón.

Además, quienes hayan leído textos de Stephen King, descubrirán también la esencia de este autor en la cinta, ya que, como él lo hace en “El cuerpo” (1982) o “Eso” (1986), el grupo de heroicos adolescentes se nutrirá de las virtudes de cada uno de sus miembros para conformar una camaradería, capaz de atreverse a ir en contra de las reglas en pos del bien mayor.

En esta película no encontraremos desmedidas referencias a los ochenta en cuanto a canciones, merchandising u homenajes a iconos de la época, seguramente, por el alto costo de utilizar licencias ajenas, sin embargo, justo la magistral dirección de RKSS evoca al pasado, recurriendo a los planos de filmación de esa década, mismos que representan un baluarte para el cine de serie “B” contemporáneo, el cual, como sucede con “Verano del 84”, se convierte en un delicioso manjar estético sobre lo más profundo de las pesadillas.

También te podría gustar...