Impulsemos políticas correctas para combatir obesidad y diabetes: Tate & Lyle

AlimenataciónPara cubrir la demanda en 2050, la agricultura tendrá que producir casi un 50% más de alimentos, forraje y biocombustible, lo anterior lo dio a conocer la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el marco del Día Mundial de la Alimentación (DMA).

“Los países deben corregir el rumbo, actuar sobre la base de las pruebas y abordar las causas profundas del hambre y la malnutrición para garantizar dietas saludables, equilibradas y nutritivas para todos” es el llamado de la FAO en el DMA de este año.

El Día Mundial de la Alimentación que se celebra en octubre de cada año para fomentar la sensibilización y la acción a escala mundial en favor de las personas que padecen hambre y responder a la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.

“La obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico se han convertido en importantes problemas de salud pública como enfermedades asociadas al desequilibrio entre el consumo y el gasto energético. América Latina enfrenta los mayores desafíos en la relación nutricional y el aumento de la obesidad y la diabetes. Se hace imprescindible que los proveedores de soluciones en ingredientes alimentarios y las industrias de alimentos y bebidas trabajemos junto con las autoridades para impulsar políticas de largo plazo que atiendan el problema de raíz”, declaró Renata Cassar, Directora de Nutrición para América Latina de Tate &Lyle.

Según la FAO los crecientes niveles de sobrepeso y seguridad se abordan mediante la elaboración de estrategias nacionales que promuevan sinergias entre la nutrición y la seguridad alimentaria, el desarrollo rural, la protección social, la agricultura sostenible, el cambio climático, la biodiversidad, la salud y la educación.

Reducir las calorías y el tamaño de las porciones de los alimentos y bebidas han sido los temas que diversos organismos internacionales han declarado que son relevantes para contener la epidemia de obesidad, diabetes a nivel mundial.

Diversos organismos internacionales especializados han hecho un llamado a la industria de los alimentos para concentrar esfuerzos en para contener la epidemia de obesidad, diabetes y síndrome metabólico que se ha duplicado desde 1980 a nivel mundial.

La American Heart Association (AHA) declaró que las opciones innovadoras en edulcorantes no calóricos y de bajo valor calórico deben estar a disposición de la industria de alimentos, ya que los ingredientes innovadores pueden ayudar a reducir las calorías en los productos alimenticios, al tiempo que satisfacen las expectativas de sabor y placer por parte del consumidor

La AHA, en conjunto con la American Diabetes Association (ADA) concluyeron que los edulcorantes no calóricos, usados moderadamente, pueden ayudar en la reducción del consumo total de energía y contribuir a la pérdida y control de peso, proporcionando efectos benéficos sobre parámetros metabólicos relacionados.

La alulosa, por ejemplo, un endulzante natural que se encuentra en los frutos secos, es absorbida en el intestino delgado y excretada por la orina sin metabolización significativa. Como consecuencia, la glucemia y el nivel de insulina en la sangre no son impactados, permaneciendo inalterados después del consumo de alulosa. Otros estudios evaluaron el impacto del consumo de alulosa sobre los niveles de glucosa e insulina tanto en sujetos sanos como en personas con diabetes tipo 2, concluyendo que puede ser consumida tanto por individuos sanos como por diabéticos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la obesidad en el mundo se duplicó desde 1980. Según la FAO, en México hay 24.3 millones de adultos obesos y hasta 2017 registró 4.8 millones de personas subalimentadas, es decir que su comida es insuficiente ya sea por las cantidades ingeridas o por la escasez de nutrientes. La mal nutrición le cuesta a la economía mundial el equivalente a 3.5 mil millones de dólares al año.

También te podría gustar...