Ríete de la realidad familiar en “Muchos hijos, un mono y un castillo”

muchoshijos-unmono-uncastillo Muchos hijos, un mono y un castillo es un largometraje documental español, dirigido por Gustavo Salmerón. El filme ganó el Premio Fénix de este año en la categoría documental, principalmente, porque se trata de un trabajo realizado con mucho corazón, poco presupuesto y una alegría familiar que pocas veces resulta tan entretenida para el espectador.

La premisa gira en torno a Julita Salmerón, la madre en la vida real del realizador, quien ya entrada en la edad madura vive acosada por el temor a la muerte. Pero dicho miedo, más que petrificarla, la hace ser muy vivaracha, consciente de su ancianidad, pero dispuesta a todo para divertirse antes de partir.

Así, la señora narra divertidas anécdotas sobre su familia, sus hijos y su esposo, todo dentro de su inmensa casona, misma que resguarda cualquier cantidad de tiliches y artículos arrumbados, muy a la usanza de las familias mexicanas, que acumulan en cajas, armarios y hasta en los mismos muebles, recuerditos de un remoto pasado.

Mientras devela esta realidad, doña Salmerón se muestra tan natural, que resulta jocosa con sólo abrir la boca. La parte dramática de la historia se sostiene precisamente ante el peso del andar del tiempo, en el que Julita ve perder el castillo que poseyó, al grado de iniciar una compleja mudanza, descorazonadora para la familia Salmerón.

Pero rumbo al final, la cosa se compone, al grado que Julita y Gustavo han viajado por diversas partes del mundo, presentado este documental, entrañable y ameno.

Así que recuerda, antes de tirar tus cosas amontonadas, mejor toma una cámara y redescubre tu pasado, tal vez, en una de esas, hasta tu mamá se convierta en estrella de cine.

También te podría gustar...