Minerales preciosos en joyería mexicana

  • 0dd8daed-f3b7-46e6-be1d-f3a665b27c2e
  • 4c17258d-3fa1-46b5-ad82-af0b19e2db26
  • a92e11ff-6c97-4885-af24-67ff889c7d24
  • d74955ab-0df7-478f-ba63-0c85330980e9
  • f6437ec6-e8ab-4037-be3d-786143d7767e

Originaria de la Ciudad de México, la diseñadora María Eugenia Sánchez dirige su propio taller desde hace 10 años, creando colecciones de joyería basadas en diferentes culturas, formas orgánicas y geométricas, texturas y colores.

Impulsada por su entorno y anécdotas fantásticas, María Eugenia fue educada entre maquinarias y bocetos; siempre asombrada por nuevas creaciones, no tardó en seguir los pasos de su familia y entregarse al arte.

“En la joyería encontré mi pasión, un espacio para expresar y transmitir mis ideas e historias completas en cada pieza”, asegura la artista.

Su carrera inició hace más de veinte años cuando estudió joyería en Italia, para más adelante seguir su preparación en Basilea, Los Ángeles, Tucson y Nueva York.

Ha expuesto su arte en diversas ferias de México y Estados Unidos, destacando su participación como diseñadora invitada en el evento “Biogénesis: El origen de la vida. Tendencias de Moda para Joyería 2014” de Industrias Peñoles.

Bajo su propio nombre, su línea de joyería mezcla y armoniza tres elementos primordiales: plata, piedras preciosas y minerales, en un diseño contemporáneo.

Desde el 2012 sus piezas cuentan con la certificación por parte de la Cámara de Joyería de Jalisco, que avala la calidad de los tesoros que produce. En ellos, busca resaltar la naturaleza y las culturas vivas, tomando elementos característicos que le dan sentido y armonía a su trabajo.

La inspiración viene de las mismas piedras y su energía contenida. Cruza del plano real al mágico, que siempre está presente, complementando así el cuerpo y alma; creando artículos que, además de ser una pieza de joyería, son elementos con los que se obtienen los beneficios de las frecuencias vibratorias de sus piedras y minerales en armonía con el metal.

“Todo inicia con una piedra y la exploración de la magia que contiene, su esencia e historia”, comenta la diseñadora.

María Eugenia busca transmitir la singularidad de cada piedra dentro de su joyería, de modo que cada una de sus piezas, nace por y para el mineral, transformando así algo cotidiano en una sinergia fascinante y un perfecto equilibrio en el que coexisten el espacio positivo y negativo.

 

También te podría gustar...