Nicole Kidman se “destruye”

destroyer En los últimos años, Nicole Kidman no ha participado en cintas meramente comerciales (salvo Aquaman), por lo que resulta diferente ver un título protagonizado por la nativa de Hawaii en bastantes complejos cinematográficos. Así, la súper-estrella llega a México con “Destrucción”, bajo la dirección de Karyn Kasuma, en torno a una veterana detective, sobre la que pesa un oscuro secreto.

Si bien se ha hablado mucho del cambio estético que hizo Kidman para dar credibilidad a su rol, “Erin Bell”, una mujer decadente, cuyos mejores años han pasado, resulta insultante que se destaque este ardid publicitario por encima de su actuación, la cual le ha valido una nominación al Globo de Oro como Mejor Actriz. Aunque, a decir verdad, esta interpretación no es la mejor de la siempre hermosa Nicole, sin embargo, es notorio que le puso toda su experiencia para sacar adelante este thriller.

Acompañada en el elenco por Toby Kebbell, Sebastian Stan, Scoot McNairy y Tatiana Maslany, el filme de repente se pierde entre la trama policiaca y la oscuridad del alma de “Erin”, y pareciera, sin duda, un vehículo para el lucimiento de Nicole Kidman, que sale adelante con los tonos interpretativos de la anti-heroína, sumergida en la culpa y en el alcohol por los errores cometidos tiempo atrás.

Incapaz de sentir empatía por nadie, ni siquiera por su hija adolescente, “Erin” tendrá que poner su “piloto automático” para capturar al criminal que derrumbó su vida y por lo menos buscar cierta resignación.

Si bien la dirección de Kasuma es un tanto confusa, el giro de tuerca final es por demás sorprendente, bien planeado y mejor ejecutado por Nicole.

Destrucción, por lo menos, tapará la boca de quienes suelen afirmar que la Kidman no está a la altura de las más grandes actrices contemporáneas.

También te podría gustar...