Artritis Reumatoide, tratamiento oportuno evita lamentables desenlaces

La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad caracterizada por la inflamación de las articulaciones, lo que produce destrucción progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional que puede llegar a un estado de discapacidad y provoca un fuerte impacto emocional, laboral y social en el paciente.

El daño funcional llega a ser tal, que incluso vestirse o girar un picaporte puede ser un gran problema para quien la padece, por ello es imprescindible la detección y tratamiento oportunos para evitar  que progrese el daño articular y que los pacientes continúen con su vida cotidiana.

Actualmente existen  terapias biológicas que brindan una mejoría significativa1 al controlar el avance de la enfermedad y disminuir los síntomas, comentó el Doctor Juan Manuel Miranda Limón, especialista  en Reumatología.

Te puede interesar:   COMPROMETIDO IEEM CON EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE Y LOS RECURSOS PÚBLICOS

Más aún, el Doctor Miranda Limón dijo que Tocilizumab, de Laboratorios Roche, cuenta con un mecanismo  de acción único y diferente a las terapias actuales, debido a que bloquea los receptores de la Interlucina 6 (IL-6); esta proteína tiene una función importante en el proceso inflamatorio de la AR, que conduce a la destrucción de las articulaciones y otras manifestaciones como anemia, fatiga, depresión y osteoporosis.

Por tal motivo es fundamental el monitoreo médico para evaluar la respuesta del paciente y asegurar que éste se encuentre en remisión, es decir sin exacerbaciones doloras de los síntomas o el temor de una incapacidad prolongada.

La remisión completa de la enfermedad o, al menos la consecución del menor grado posible de actividad inflamatoria, es la única forma de mejorar el pronóstico y asegurar la evolución más favorable para el paciente.

Te puede interesar:   Un día de fiesta con Tablaroca

Los pacientes que logran el estado de remisión, tienen un mejor pronóstico que aquellos en  quienes la enfermedad se mantiene activa de modo permanente. Y es que, considerar que se ha alcanzado la remisión se refiere a  la ausencia de síntomas y normalización en parámetros de laboratorio e indicadores de bienestar funcional.

Aunada a la terapia médica, los expertos recomiendan incluir terapia física para disminuir el dolor y la rigidez, mantener las articulaciones en movimiento, lo cual  preserva la fuerza muscular y aumenta la resistencia. El simple hecho de salir por la tarde a dar un paseo por el parque es ya una actividad física.

También se recomienda contar con una dieta saludable, la cual puede incluir pescados azules como: atún, trucha, sardinas, anchoas y salmón,  además de verdolagas, espinacas, pepino, piña, fresas, almendras y todo tipo de nueces.

Te puede interesar:   Entregan equipo de limpia a Servicios Públicos Municipales

Los alimentos denominados funcionales que contienen ingredientes añadidos al margen de su función nutritiva, ejercen un efecto benéfico para la salud cuando son enriquecidos con Omega 3 como pueden ser algunas galletas y productos lácteos.

Finalmente un cuidado integral implica que el paciente con AR puede llevar una vida normal y le permitirá vivir de la manera más autónoma posible.

También te podría gustar...

Deja una respuesta