20% de los pacientes oncológicos en México no termina su tratamiento de quimioterapia por Neutropenia

Actualmente existen diversas alternativas para tratar e incluso, en algunas ocasiones, curar el cáncer. Una de ellas es la quimioterapia que, por su mecanismo de acción, además de eliminar las células cancerosas, afecta también a las sanas produciendo diversos efectos secundarios. Los tejidos que con mayor frecuencia pueden resultar afectados son las células sanguíneas.

En el marco del LII Congreso Nacional de la Agrupación Mexicana para el Estudio de la Hematología, A.C. que se llevó a cabo en la ciudad de Cancún, Quintana Roo del 4 al 8 de mayo, el Dr. Eduardo Terreros, hematólogo del Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS explicó que durante el tratamiento con quimioterapia, el médico deberá realizar análisis de sangre con frecuencia que incluya un recuento del número de neutrófilos (glóbulos blancos), células sanguíneas que nos defienden de los agentes que pueden causar infecciones en el organismo. Si éste es muy bajo, probablemente el hematólogo u oncólogo retrasará el siguiente ciclo de quimioterapia. “Al recuento bajo de neutrófilos en la sangre se le conoce como neutropenia y su manejo debe ser altamente minucioso” explicó

Según datos recientes del Centro Médico Nacional de Occidente (IMSS), en México, aproximadamente 20%1 de pacientes no terminan con las dosis inicialmente planeadas de quimioterapia a causa de la neutropenia. “Se sabe que los pacientes que recibieron dosis de quimioterapia menores al 85% de lo inicialmente planeado, se ven afectados en términos de sobrevida y respuesta satisfactoria al tratamiento” dijo el Dr. Terreros.

El especialista alertó que “las principales consecuencias clínicas de la neutropenia inducida por quimioterapia son la hospitalización, riesgo de muerte en más del 10% de los pacientes, necesidad de reducir la dosis de quimioterapia y de ampliar el intervalo en su administración. Afortunadamente, hoy existen fármacos denominados factores estimulantes de colonias, que pueden prevenir la disminución de los neutrófilos y evitar dichas consecuencias.”

Pegfilgrastim es el factor estimulante de colonias más efectivo y es el único que puede ser aplicado una sola vez al inicio de cada ciclo de quimioterapia, lo que evita el uso de recursos en el manejo de complicaciones, además de incrementar las posibilidades de mantener las dosis de quimioterapia planeadas y evita el retraso en los ciclos de tratamiento.

Otra posibilidad consiste en disminuir las dosis de los fármacos hasta que la producción de glóbulos blancos alcance los valores normales, sin embargo no es lo ideal porque al disminuir el tratamiento se corre el riesgo de generar resistencia a la quimioterapia y por ello es importante la aplicación de factores de apoyo como el filgastrim pegilado, posterior a la quimioterapia.

Finalmente, el hematólogo hizo un llamado a los pacientes en tratamiento con quimioterapia, sus cuidadores y profesionales de la salud sobre la importancia del apego y seguimiento al tratamiento de una enfermedad como el cáncer.

También te podría gustar...

Deja un comentario