Esteban conquista Valencia

No era exageración aquello de que Valencia es la pista de los grandes éxitos de Esteban Gutiérrez, quien una vez más se erigió como el mandamás en este trazado callejero para lograr su primera victoria de la temporada 2012 de la GP2 Series.

Es ya un largo recuento el de las victorias del piloto regiomontano en el circuito valenciano, donde el año pasado se impuso en la carrera de sprint; en 2010 se llevó la carrera estelar de la GP3, en la que fue campeón, y en 2008 ganó la BMW saliendo desde la posición de privilegio.

Y este soleado sábado, Gutiérrez de nuevo ejerció su autoridad en el circuito urbano de 5.4 kilómetros, con una carrera inteligente dentro del caos que por momento reinó en la pista, y mostrando buenas manos justo cuando fue necesario.

El mexicano, quien se agenció dos puntos adicionales por la vuelta más rápida de 1:49.360 minutos, completó 28 vueltas en 1:00.31.895 horas y fue acompañado en el podio por el sueco Marcus Ericsson y el brasileño Luiz Razia.

Con la victoria, Esteban dio un gran salto hasta el tercer peldaño en el campeonato con 87 puntos, sólo detrás del líder, el italiano Davide Valsecchi, quien tiene 145 y que llegó en octavo, y de Luiz Razia, que acumula 125.

Tras salir en la quinta posición, luego de una penalización en la calificación del viernes, el piloto del equipo Lotus GP dio el salto rápidamente a la tercera posición, donde se mantuvo buena parte de la competencia, que tuvo que recortarse a una hora de duración por las tres banderas amarillas que se registraron en la tarde.

La gran carrera de Gutiérrez se combinó, irónicamente, con la desafortunada estrategia de su coequipero, el inglés James Calado, quien no sólo salió en la “pole”, sino que llegó a tener una inmensa ventaja de casi 10 segundos sobre el holandés Giedo van der Garde y Esteban Gutiérrez.

De hecho, a Calado nadie lo iba a alcanzar hoy, excepto el destino. Y ese destino fueron las banderas amarillas y la decisión de no hacer el ingreso reglamentario a pits sino hasta el final de la competencia, cuando ya estaba todo perdido, pese a liderar casi toda la prueba.

En cambio, Esteban sorteó un contacto con Van der Garde, en el que lo adelantaron Marcus Ericsson y Fabio Leimer, pero en el ingreso a fosos el equipo le devolvió las dos posiciones que había perdido y, mejor todavía, sin daño alguno en la parte delantera del monoplaza.

Fue en la última rearrancada, con Calado, Leimer y Gutiérrez en las primeras tres posiciones a falta de nueve giros, que Luiz Razia se lanzó agresivamente por la punta, incluso rebasando al regiomontano, quien más adelante respondió dejando atrás al brasileño y, ahora sí, encaminándose a una merecida victoria.

“Fue un resultado muy especial para todos nosotros. Hicimos nuestro mejor esfuerzo, tratamos de disfrutar al máximo todo, sin pensar tanto en los resultados”, dijo Esteban luego de la ceremonia de premiación en el podio.

Recordó que, al largar en quinto en una carrera sumamente accidentada, intentó “rebasar lo que más que podía, a veces arriesgando un poco”, y eso, indicó, se combinó con una gran estrategia en el manejo de los neumáticos para llevarse la bandera a cuadros.

Esteban, quien festejó el triunfo con su familia y los pilotos Antonio Pérez y Adrián Fernández, entre otros, regresará este domingo a la acción en la carrera de sprint, en la que partirá en la octava posición, mientras el líder Valsecchi saldrá en el primer puesto.

También te podría gustar...

Deja un comentario