Pollo orgánico, saludable y ecológico

Pollos orgánicosPoco a poco las personas están cambiando su estilo de vida y por ende, sus hábitos alimenticios, voltean sus ojos cada vez más hacia los productos orgánicos, que hasta hace sólo unos años no eran tomados en cuenta.

A pesar de que los análisis especializados indican que los valores nutricionales tanto de los productos orgánicos como los convencionales no tienen una variación sustancial, los beneficios de agregar a la dieta los alimentos no industrializados son más sustanciales.

Entre los beneficios de comprar y consumir alimentos orgánicos están, que al ser elaborados por pequeños productores, la economía de estos se pone en movimiento ya que los recursos no sólo se destinan a las grandes empresas, que en su mayoría, descartan estas producciones mínimas.

Pero la ventaja más importante para el cliente final, es que al consumir alimentos orgánicos tiene la certeza que no ingerirá los diversos pesticidas que se aplican a los cultivos o las toxinas que se generan en los productos cárnicos debido al excesivo hacinamiento y trato que se le da al animal en las granjas desde el momento de nacer hasta que se le lleva al rastro para su sacrificio.

Te puede interesar:   Nacimiento Gigante en el Azteca

Los productos elaborados de manera orgánica deben cumplir con diversos estándares de calidad para poder ser certificados como tales, entre ellos, nunca usar pesticidas u cualquier químico que no sea natural para combatir las plagas y en el caso de los animales, jamás alimentarlos con dietas que no sean también elaboradas con productos totalmente naturales.

Bajo esta primicia, Aires de Campo ofrece en cada uno de sus 150 productos esta garantía de que son elaborados con altos estándares de calidad y libres de residuos químicos que dañan la salud.

Esta empresa nació en 2001 como la primera marca de productos orgánicos que se rige bajo tres pilares: una alimentación saludable, respeto y cuidado a la ecología y procesos justos de comercialización con los agricultores y productores de pequeñas comunidades campesinas.

Un producto que destaca entre su amplia oferta es el pollo orgánico que es producido bajo un sistema de libre pastoreo en el valle de Yautepec, Morelos, bajo el cuidado de Guillermo León y su familia desde hace 50 años.

Al tener a su cargo una granja orgánica, la familia León tuvo que superar temores y cambiar la visión de sus compradores acerca de la productividad, ya que el número de aves por metro cuadrado, la conversión alimenticia, el tiempo de vida de un pollo y los métodos de producción son muy diferentes de las normas, métodos y resultados de los productores de pollo convencionales.

Te puede interesar:   Fortalecen iniciativas productivas de autofinanciamiento en Colón

“Los costos de producción de los pollos orgánicos son más elevados. Sin embargo, es el compromiso por participar en la producción de alimentos sanos, de calidad y a un precio justo lo que nos hace pensar que motivamos la mejora de la alimentación en nuestro país”, comentó Guillermo León.

Los pollos orgánicos de Aires de Campo son criados durante las primeras dos semanas de vida en galeras previamente lavadas y desinfectadas con productos biodegradables. Desde su primer día de vida, los pollitos son resguardados en estas galeras con piso de cascarilla de arroz y se les controla la temperatura para afrontar el cambio climático y que puedan resguardarse del frío, ya que aún no cuentan con plumas.

Después de su tercera semana de vida, las aves crecen según su ciclo natural de vida en pastizales y se desarrollan con mayor libertad en un ambiente libre de estrés fuera de las galeras. Al estar en movimiento durante el día, fortalecen sus músculos, haciendo que la acumulación de grasa disminuya y su carne se enriquezca de sabor de manera natural al ser alimentados con sorgo y alimento para su sano desarrollo.

Te puede interesar:   Más de 16 mil pesos gastarán en promedio las familias en alimentos durante la cuarentena

Dentro de las 4 granjas de pollo con las que cuenta Aires de Campo en Morelos, los pollos son criados con alimento 100% vegetal, sin antibióticos, sin hormonas que aceleran el crecimiento y sin aditivos ni colorantes, por lo que la coloración natural de su carne y piel es blanca. El proceso que sigue Aires de Campo para la producción de los pollos orgánicos va directamente del campo a los puntos de distribución de venta.

Al consumir productos orgánicos, los consumidores no sólo cuidan su salud, también apoyan un proyecto sustentable que promueve un comercio justo con las comunidades, genera empleos, cuida el medio ambiente, mantiene un trato ético con los animales y que se consolida como una venta íntegra.

También te podría gustar...