Refrescos: el problema es el consumo per cápita

refrescosLa ficción supera la realidad. Hace algunos días el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la Universidad de Carolina del Norte, presentaron un estudio que reveló una disminución en el consumo de refrescos en México.

Resulta que, por la aplicación del impuesto especial a bebidas azucaradas, los mexicanos dejaron de consumir en promedio hasta 4.2 litros durante 2014.

Sin duda es un avance, el problema, sin embargo, es que México ocupa el cuarto lugar en el consumo de bebidas carbonatadas en el mundo con 137 litros per cápita anuales. Anote la cifra, es un estudio de 2015, presentado por Euromonitor Internacional.

Para nadie es un secreto que el refresco está en todos los rincones del país. En algunos municipios no hay leche, pero si refresco.

El acceso a esta bebida está en eventos masivos, en el fútbol, que es el deporte más visto en México.

Te puede interesar:   Desgaste profesional: Cómo detectarlo y tomar medidas

Las conferencias de los entrenadores de los equipos de primera división, tras los partidos, están patrocinados por la bebida de cola más famosa del mundo. Las playeras de los equipos llevan la marca estampada. Ahí está al alcance de todos.

Llama mucho la atención el estudio dado a conocer por el INSP. Para dicho análisis se consideró un panel de seis mil 253 hogares de 53 ciudades de más de 50 mil habitantes.

De hecho, se reconoce que antes de la aplicación del impuesto, el consumo de bebidas azucaradas ya había comenzado a presentar disminución, lo cual se aceleró a partir de la aprobación de este gravamen.

Es decir, había cierta tendencia a bajar, y si bien la medida legislativa tuvo un efecto en contra del consumo, el verdadero problema radica en la falta de información al consumidor sobre el daño para su salud, si toma refresco en vez de agua.

Te puede interesar:   Fundación Televisa pone en marcha campaña de prevención de embarazo en adolescentes

Las campañas no han sido efectivas. Se aprobó colocar grifos (bebederos) en las escuelas, pero más allá de ello no hay otro esfuerzo.

En la calle un litro de agua cuesta lo mismo que un refresco. Algunas marcas, de hecho, son más caras.

Es el negocio mismo del agua el que provoca que una persona decida, en todo caso, ingerir una bebida azucarada. Nadie se ha preocupado por ello.

Es una batalla difícil para las familias y para el gobierno, porque como negocio, quien produce refrescos está claro que su meta es vender. Y está bien. El tema, entonces, es hacer conciencia en el consumidor, y ello requiere de un gran esfuerzo de comunicación.

Decir, pues, que disminuyó el consumo de bebidas azucaradas está lejos de la realidad. La ficción se impone.

Te puede interesar:   Que este 14 de febrero no te recuerden sólo por las flores

EN EL TINTERO

Esta semana, en Guadalajara, se desarrolla la edición 64 de Intermoda, bajo el concepto de Fashion Fight. Se trata del foro de negocios más importante de América Latina.

Es el espacio idóneo para conocer las últimas tendencias en moda y relacionarse con diseñadores, fabricantes, distribuidores, mayoristas, maquiladores, importadores y exportadores nacionales e internacionales de todos los segmentos de la confección.

El evento se lleva a cabo bajo una superficie de 40 mil metros cuadrados de exposición. Se prevé la visita de alrededor de 23 mil compradores y visitantes, desde pequeños y medianos empresarios, hasta compradores de grandes almacenes y tiendas departamentales.

El evento incluye pasarelas, conferencias de expertos y citas de negocios en donde se pueden apoyar y facilitar contacto con proveedores y facilitar el networking adecuado para el cierre de negocios.

Hasta la próxima. @rendonhector

Héctor Rendón, director general revista Factor RH

También te podría gustar...