Puerto Escondido, mágico y majestuoso

  • Bahía Principal Puerto Escondido
    t
  • Lagunas de Manialtepec (2)
    t
  • Lagunas de Manialtepec (4)
  • PLAYA PRINCIPAL (1)
  • PtoEscondido_TAF7182
    t
  • Puerto Escondido (1)
    t
  • Puerto Escondido (2)

Por Nelly Mejía

Existe un pedacito de cielo que cubre una zona del Océano Pacífico y abraza un pequeño paraíso en el que existen todo tipo de aventuras para los visitantes de cualquier parte del mundo.

Sólo una hora en avión separan a la Ciudad de México de Puerto Escondido, un hermoso destino que aún mantiene esa esencia de un pueblo perfecto para el turismo nacional e internacional, que combina en siete playas la aventura, la tranquilidad,  naturaleza, comodidad y la belleza, sumado todo con una exquisita experiencia gastronómica.

La oferta de emociones es amplia y se puede disfrutar en familia, pareja o con amigos.

GASTRONOMÍA DE PRIMERA

La majestuosa comida que puede encontrarse en cada hotel y restaurante, encabezados todos por reconocidos chefs, que además de crear con sus propias manos texturas y sabores de distintos ingredientes clásicos del estado de Oaxaca, también son creadores de nuevas combinaciones llegando a realizar verdaderas obras de arte culinaria sobre lienzos de cerámica.

Para comer en Puerto Escondido, debe tomarse suficiente tiempo, no es para ir a comer algo rápido; un snack está descartado.

En cada restaurante de este hermosos “puerto” (que por cierto, no es puerto por razones y caprichos de la naturaleza que no lo permite) uno debe degustar con calma todo lo que le pongan en la mesa, desde una deliciosa agua de sabor o un coctel de cocol (bebida de coco), para seguir con entrada, por ejemplo, unas pescadillas o unas tostadas de pulpo sobre aderezo de aguacate. Como plato principal, un huachinango recién sacado del mar, acompañado de una brocheta semi dulce de camarones, decorados con una ralladura de camote. Y como postre… un exquisito musse de aguacate y chocolate. Al final, un café, de esos que sólo se pueden encontrar en las fincas oaxaqueñas. Tómese alrededor de hora y media para saborear cada uno de los manjares que se le servirán en platos bellamente decorados.

Te puede interesar:   Faena Stellar, la obra de Friedeberg que conquistó Miami

LA VISITA DE LAS SIETE PLAYAS

Recorrer Puerto Escondido sobre el mar es obligatorio, pues no sólo se pueden observar esas magníficas y enormes rocas en las que se estrellan las olas que llegan apresuradas,  sino que también, si se tiene mucha suerte, se pueden avistar grupos de delfines disfrutando de estas aguas cristalinas.

A lo lejos se pude ver alguno saltando para dar el espectáculo que cualquiera aplaude con emoción.

Las tortugas golfinas también son asiduas visitantes de este mar, enormes y hermosas pasean por debajo de las lanchas que pasean a los turistas.

Si se es intrépido, puedes bajar a darte un chapuzón. Los guías y conductores de estas lanchas saben las mejores historias de todo lo que alcanza a ver tus ojos, cosas que sólo ellos, con ese acento cantadito, pueden recrear en segundos para que tú mismo armes la historia en tu mente mientras estás viendo el escenario donde todo pasó.

En el último trimestre del año también se pueden ver ballenas grises que bajan hasta este destino desde el norte, buscando la temperatura perfecta de sus aguas.

LA MECA DEL SURF

Una de sus siete playas, Zicatela, cuenta con las olas más grandes del mundo para poder realizar el surf, de hecho es una de los lugares sedes para este tipo de torneos, en el que participan muchos deportistas extranjeros.

Te puede interesar:   Fashion desde el interior con Liverpool

Hay hoteles exclusivamente para los surfistas que vienen a torear o montar, a retar estas gigantescas olas que ellos decoran con malabares y tablas de colores espectaculares.

Hay playas para snorkelear, para asolearse, para pasearlas y caminarlas y hasta para declarar amores.

De la Bahía Principal salen los lancheros a las 18:00 horas en punto, es el momento de adentrarse en el mar para pescar la madrugada completa (regresan 6:00 am), son las horas de atrapar esos huachinangos que después tendremos en nuestro paladar.

De regreso a al tierra, también es factible liberar tortugas, una de las principales atracciones que se puede encontrar en Playa Bacocho.

Ver un atardecer desde la playa es obligado, los hermosos tonos naranja y rojo que toma el cielo, son dignos de grabarse en la memoria. En esta temporada del año, el sol cae alrededor de las 19:45, busca un buen asiento de primera fila en cualquiera de las siete playas.

ENCUENTRO CON LA NATURALEZA

Recorrido en lancha sobre la laguna de Manialtepec, que bien puede hacerse de día, hacer un poco de kayak, ver la diversidad de aves que se posan sobre los manglares, o que deciden tomar un chapuzón. Y llegar, después de unos 20 minutos de recorrido, entre una flora espectacular, a ese horizonte en el que se junta el desemboca el río y  la laguna en el mar. Es una vista impresionante la que se crea en ese punto donde todo es una combinación de aguas enmarcada por la arena que, como si estuviera orgullosa de lo que vive a su alrededor, brilla con los rayos del sol.

Te puede interesar:   Torre lanza su "BabyHit"

El show más esperado, sin duda, es el de la Bioluminiscencia que se aprecia en esta misma laguna. Este capricho de la naturaleza es producto de la  luz de ciertos organismos vivos que generan una reacción química, en la cual una sustancia llamada luciferina, cada gota de agua que cae sobre la laguna, cada pez, cada movimiento dentro de la laguna el efecto de luz que parece salida de una película de ciencia ficción, neón.

VIDA NOCTURNA

Por las noches, Puerto Escondido está más vivo que nunca. Un recorrido por Zicatela es lo ideal, para visitar diferentes bares con música para todo tipo de gustos, música en vivo para bailar salsa, escuchar rock,  música electrónica. Algunos tienen vista a la playa o están incluso sobre la playa para moverse al ritmo de las notas con los pies desnudos sobre la arena y con la brisa que refresca a esas  horas de mar oscuro.

Bajo el sol o con la luna sobre nuestras cabezas, Puerto Escondido sigue siendo un paraíso en el que la  magia es una constante; te atrapa. La sensación de querer regresar pronto va junto a tu pase de abordar con el que dolorosamente dejas este rincón de Oaxaca.

También te podría gustar...