Cabalga Alejandro Fernández al éxito en Auditorio

Por Mariana Vázquez

maxresdefault Alejandro Fernández volvió a conquistar el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, ayer, en el inicio de su gira, Rompiendo Fronteras, dejando en claro que no necesita compartir escenario con nadie ni esperar a que el “sol” salga para demostrar su arrastre en la capital azteca. Fernández reunió a más de 10 mil almas, que jubilosas, entonaron todas y cada una de las canciones de este intérprete, capaz de deleitar acompañado con mariachis, o simplemente, entonando una balada o un rítmico pop.

El denominado Potrillo, hijo del ídolo Vicente Fernández, va que vuela para llenar los zapatos de su progenitor, ya que, a pesar de las polémicas, continúa siendo un digno exponente de la música mexicana, haciendo vibrar el alma del público, que con pasión, corea temas como Quién pierde una estrella, Nube viajera, Tantita pena, Te sigo pensando o Mátalas, donde sea que el nativo de Guadalajara se pare.

La noche de este jueves no fue la excepción, abarrotando el Coloso de Reforma, a la expectativa de la presentación de Fernández. Cerca de las 21: 00 horas inició esta aventura musical, que si bien no echó la casa por la ventana en cuanto a producción estética, sí permitió el lucimiento de la imponente voz del vástago de Chente, quien abrió la velada con un homenaje a Joan Sebastian, interpretando En lo correcto y Nada de ti.

Justo ese fue el motor para que la noche se tornara mágica, ya que Fernández presentó sus respetos musicales a cantantes y compositores de la talla de Juan Gabriel, entonando Ya lo sé que tú te vas, La diferencia y Te sigo amando, incluyendo canciones emblemáticas de su estado natal como Guadalajara y Ay, Jalisco no te rajes.

También, causó furor con Eres, Te voy a perder y Me hace tanto bien, manteniendo de pie al público, que se entregó al artista, el cual, visiblemente emocionado, agradeció los aplausos del Auditorio Nacional.

Un poco después de las 23:00 horas, Fernández cerró el concierto con México lindo y querido, provocando un sentimiento de hermandad, el cual sólo puede brotar de un cantante apasionado y auténtico como lo es el Potrillo.

También te podría gustar...