“A la deriva”, el peligroso mar

Por Arturo Brum Zarco

97515 Protagonizada por Shailene Woodley y Sam Claflin, la cinta A la deriva, basada en hechos reales, nos cuenta el sufrimiento de una pareja que después de que una tormenta destruye su velero quedan en “atrapados” en el océano.

El mar es impredecible; cuando está de buen humor puede ser tu mejor amigo, pero su condición cambia sin aviso y se convierte en algo peligroso, violento y mortal. Esa ambigüedad de la naturaleza y sobre todo del mar lo ha reflejado el cine en contadas ocasiones, donde el océano es un ser maligno que arrasa con todo.

Para muestra están las películas All Is Lost de Robert Redford, Life of Pi del director Ang Lee, donde los protagonistas tienen que batallar con implacables tormentas y el vasto océano que pone en riesgo su vida; sin embargo, al final el mensaje siempre es el mismo: el mar ayuda a los que tienen ganas de pelear y sobrevivir.

Esa es la esencia de la cinta A la deriva (A drift), basada en hechos reales, y protagonizada por Shailene Woodley y Sam Claflin. Narra la travesía de una pareja que queda atrapada en medio de una tormenta que destruye su pequeña pero elegante embarcación.

Tami Oldham (Woodley) es una mujer estadounidense, que parece huir de algo (nunca sabemos de qué), viaja por todo el mundo y consigue trabajos espontáneos. Cuando llega a Tahití conoce a Richard Sharp (Claflin), un hombre que construyó su propio velero y ha viajado por casi todos los continentes. Ellos se enamoran (obvio) y son contratados por una pareja millonario para que transporten un bote moderno a California.

Mientras navegan a su nuevo destino, aparece una gigantesca tormenta que casi destruye su barco y pone en riesgo su vida, sobre todo la de Richard, quien es rescatado de una manera heroica por Tami, pero éste tiene las costillas y una pierna rota. Tami se hace cargo de lo poco que queda del velero, y realiza un plan para salvar sus vidas y llegar a Hawái.

La cinta, dirigida por Baltasar Kormákur y basada en el libro que escribió Tami Ashcraft, cuenta en paralelo cómo se conocieron estos intrépidos viajeros y su sufrimiento en la tormenta y después su agonía al estar a la deriva del mar.

Shailene hace un papel destacado, realiza un esfuerzo físico aplaudible, su papel sostiene la trama, ya que ella tiene que hacer todas la maniobras para que se salven.

La película carece de suspenso o de escenas que inviten al espectador a tener un sentimiento de desesperación o desasosiego, los efectos especiales no son ninguna novedad y no sobresalen en la cinta; quizá el objetivo era mostrar el amor de los dos protagonistas.

No obstante, el amor entre los dos personajes cae en una cursilería brutal y en unos diálogos comunes que no logran mostrar una química fehaciente entre los dos. Así, la cinta llega a ser un poco tediosa y aburrida, y esto se contrapone si pensamos en el argumento de una avasalladora tormenta en el mar.

Shailene demuestra que es un buena actriz, pero su calidad en la actuación no salva a la película de lugares comunes y de diálogos más irrisorios que dramáticos. A la deriva es una cinta que habla del amor hacia la vida, la pareja, el mar y la supervivencia.

También te podría gustar...