“Misión: Imposible Repercusión”, de nuevo contra el tiempo

Por Arturo Brum

captura-de-pantalla-2018-01-29-a-las-130117_yeut Misión: Imposible Repercusión (Mission: Imposssible- Falluot) es la sexta entrega de la saga del espía Ethan Hunt, interpretado por Tom Cruise, una cinta de acción que cumple con los requisitos de su género y lo hace de una buena forma.

El espía de la IMF (Impossible Mission Force), Ethan Hunt (Tom Cruise) tiene constantemente la misma pesadilla: su ex esposa Julia (Michelle Monaghan), quien tuvo que esconderse para estar a salvo (ese argumento lo vemos en la cuarta entrega de Misión Imposible) está en peligro, ya que uno de los villanos que Hunt atrapó amenaza su vida.
Sus pesadillas al respecto son recurrentes; aún así este famoso espía (con una habilidad para correr como ningún otro) acepta otro caso de esos que según sus jefes son imposibles de resolver.

Ahora tiene que conseguir un maletín que contiene elementos radioactivos para construir bombas atómicas; esto lo tiene que realizar antes que de que el grupo de los apóstoles, una organización anárquica (es asombroso como han desvirtuado el significado de la palabra anarquía, pero bueno para cuestiones de la trama son los malos), lo consigan primero.

Te puede interesar:   Regresa "Spider-Man" a casa

Con la ayuda de sus inseparables agentes Luther Stickell (Ving Rhames) y Benji Dunn (Simon Pegg), Hunt está a punto de realizar la hazaña, pero algo sale mal y los apóstoles ganan la batalla. Hunt y su equipo tienen el tiempo encima (clásica herramienta de las películas de misión imposible, es más, ir contra el tiempo es la esencia de las cintas) para recuperar el material radioactivo.

Por tal motivo, su jefe Alan Hunley (Alec Baldwin) le ordena a Hunt trabajar con un agente de la CIA, August Walker (Henry Cavill), un tipo que tiene fama de asesino sin piedad. Para cumplir su misión tienen que contactar a un White Widow (Vanessa Kirby) y además deben pelear con un antigua aliada, Ilsa Faust (Rebeca Ferguson).
El villano de la cinta vuelve a ser Solomon Lane (Sean Harris), que en la quinta cinta nos entregó a un personaje complejo y sin escrúpulos. En Misión: Imposible Repercusión regresa con esa malicia y poca falta de humanidad que lo caracteriza. Es un buen villano.

Te puede interesar:   En marzo llega a Amazon Prime Video, "Un Príncipe En Nueva York 2"

Como toda película de espías que se respete, tiene giros argumentales inesperados, escenas de acciones que si bien son inverosímiles son atractivas y bien hechas, el suspenso siempre está en toda la cinta (en este caso no nos deja un tiempo para descansar) punto acertado del filme que nos envuelve en esa esencia que les mencionaba, el enemigo es el tiempo.

Con un ritmo agradable, un guion estable y una fotografía y efectos especiales sin sobresaturarlos, el filme se puede proclamar como la mejor película de acción que va del año. Es decir, teniendo en cuenta al género que pertenece, donde cada vez vemos cintas con espantosos guiones o efectos especiales, Misión: Imposible Repercusión supo crear un buen ambiente sin saturarnos de muchas cosas y eso la hace agradable y entretenida.

Te puede interesar:   Atérrate con "Relic"

Quizá el punto desfavorable de la cinta es que para entender totalmente su argumento si tienes que haber visto varias de las cintas anteriores.

Tom Cruise, como siempre, está a gusto con este tipo de papeles, más con el personaje de Ethan, quien ya es un referente en su filmografía. Grata sorpresa el papel que hace Vanessa Kirby quien ya había mostrado sus credenciales en la serie The Crown. Por su parte Henry Cavill tiene un papel decente y una actuación mejor que su Superman. Sean Harris, de nuevo como el villano le da fortaleza a la cinta por su capacidad actoral.

Dirigida por Christopher McQuarrie, Misión: Imposible Repercusión es una buena cinta de acción, obviamente con todos los recursos hollywoodenses que requiere un blockbuster; y aunque parezca imposible creo que tendremos al espía Ethan Hunt por un rato más.

También te podría gustar...