Carmen Kingston, ejemplo de éxito y perseverancia mexicana

Foto Carmen KingstonHistorias de éxito a nivel mundial que integran a mexicanos como protagonistas no son esporádicas, cientos de ellas son claro ejemplo del enorme talento que tiene nuestro país y que tiene gran impulso para la economía nacional e internacional.

Muchos de estos talentos han realizado cambios verdaderos que tienen como objetivo cimentar las bases para los retos que el futuro demandará, nuevas formas de trabajo, integración, mayor productividad y responsabilidad social, son algunas de ellas.

Una mexicana que es referente de cambios en una gran empresa es Carmen Kingston, actual vicepresidenta de Operaciones para Sam’s Club México, cuyo esfuerzo y dedicación por 22 años la convirtieron en lo que es hoy.

Su evolución como profesional ha sido determinada gracias al balance que ha logrado con su vida familiar, ella misma reconoce que en cada paso que ha dado, su esposo e hijos siempre han sido su inspiración y factores determinantes para avanzar en las metas que se plantea.

Carmen Kingston es originaria de Torreón, Coahuila y a los 18 años emigró a Estados Unidos, donde tuvo muchos obstáculos para salir adelante, sin embargo, su determinación y carácter la forjaron para solventar los trabucos que representa establecerse y progresar en un nuevo país y comunidad.

Inició laborando en diferentes sectores, como el campo y limpieza de hogares, para después trabajar en la manufactura y finalmente, el autoservicio.

Luego de aprender el idioma, Carmen siguió resolviendo diversas dificultades y fue aprovechando cada oportunidad que se le presentaba. Una de ellas llegó en 1996 cuando entró a Walmart, segunda casa para ella que se mantiene en la actualidad.

Desde su ingreso a la empresa, Kingston se ha desarrollado constantemente en diversas aéreas, fue pieza clave en varios de los planes de capacitación para los asociados, así como de nuevas formas de trabajo dentro de la misma que dieron como resultado una mejor productividad.

Carmen Kingston tiene en sus venas la labor de dar a los demás. En Bentonville, Arkansas, en su horario de descanso, daba clases de español a alumnos de la escuela de sus hijos, y también aprovechaba para enseñar un poco de la cultura mexicana: música, dulces, piñatas y sombreros fueron algunos de sus instrumentos pedagógicos. Además, incluyó esta actividad como parte de un programa de apoyo a la comunidad en la que la institución recibía un cheque por parte de la Fundación Walmart US gracias a las horas de voluntariado invertidas de la mexicana.

Durante los 12 años que formó parte de Sam’s Club en Estados Unidos, Carmen cultivó una estrategia enfocada en el desarrollo intencional de talento especialmente en tiendas y el factor no negociable de entregar resultados. Esto contribuyó a que fuera promovida como Directora Regional de Sam’s Club Puerto Rico, donde también lideró la implementación del “Consejo de Mujeres” en la isla, y con el que mostró avances inmediatos de cómo la gente hace más conexión con el negocio cuando se siente valorada.

En su regreso a México y antes de convertirse en VP de Operaciones de Sam´s Club, se desempeñó como directora regional del Sur del país, donde estuvo a cargo de la Operación de 78 unidades.

Carmen asegura que el modelo de negocio de Sam’s Club México ha evolucionado a partir de estrategias enfocadas a servicio al socio por medio de productividad operativa, omnicanalidad y transformación digital, pero también con mucho enfoque en el desarrollo de talento y planes de sucesión. Acelerar la rentabilidad del negocio es otro de sus objetivos de más alta prioridad.

Hoy como líder de Sam’s Club México, siente la responsabilidad de asegurar que todo el equipo que tiene a cargo, alrededor de 25,000 asociados en 163 clubes de precio, esté alineado con los objetivos de la empresa, siempre pensando en cómo construir un negocio para el mañana de manera sostenible.

Carmen también lidera el Comité del “Consejo Consultivo de Diversidad e Inclusión” de Walmart de México y Centroamérica, promoviendo estrategias, programas e iniciativas con las que identifican y desarrollan el talento de la compañía, generando un ambiente inclusivo basado en el respeto donde cada uno de los asociados, proveedores y socios, puedan desarrollar su potencial y contribuir a lograr los objetivos de la compañía. “Siendo uno de los empleadores más grandes en el país, nuestro impacto en el desarrollo de nuestros asociados y asociadas, proveedores y las comunidades en las que operamos, tiene un impacto substancial en el desarrollo de México”, afirma Kingston.

Sobre el futuro Carmen Kingston asegura que su reto más importante aquí en México es continuar desarrollando a la gente, acelerar la equidad de género y crear diversidad e inclusión, y a la par, espera la publicación de su libro, el cual narrará el espíritu y corazón del inmigrante que ella asegura hay en cada uno de nosotros, así como la evolución constante del ser humano para desarrollarse, tomar riesgos y crecer, ya sea en un lado u otro.

También te podría gustar...