Escalofríos 2: una noche embrujada, idéntica a la primera parte

Por Arturo Brum

f800x450-104700_156146_0 Escalofríos 2: una noche embrujada cumple con su objetivo de ser una película para el público infantil, donde por medio de la fantasía y de seres imaginarios relativamente malignos resalta la importancia de la amistad y la familia; es decir, es una cinta que conoce detalladamente al público que va dirigido.

Por tal motivo, no vamos a encontrar escenas deslumbrantes, efectos especiales novedosos o un argumento complejo y reflexivo y en verdad no lo esperábamos, pero quizá pudieron hacer un esfuerzo mayor. En ese sentido, utiliza la misma fórmula de la primera película de esta saga Escalofríos (2015) y nos invita a ver un filme efectivo en cuanto su público, pero predecible y aburrido para los que nos están en sintonía con la saga o los cuentos de Escalofríos.

Así, nos encontramos ante una película que no parece importarle llegar y gustar a un público más extenso, sólo es una cinta más del montón para llenar la cartelera y atrapar al público infantil sin darles una propuesta original; y eso es una lástima porque las herramientas para hacerlo sí las tiene, ya que partimos del hecho de que Escalofríos cuenta la historia de unos monstruos que aparecen al abrir unos libros, es decir, nacen a partir de las letras, de la literatura, de los cuentos escritos; pero esa metáfora sólo se queda en una pequeña anécdota para mostrarnos una película donde unos niños tendrán que derrotar a unos seres malignos.

Dirigida por Ari Sandel y basada en los cuentos de R.L Stine, el filme cuenta, como la primera película, las vicisitudes que tienen que pasar tres jóvenes Sarah (Madison Iseman), Sonny (Jeremy Ray Taylor) y Sam (Caleel Harris), quienes se encuentran con un libro que al abrirlo libera a una serie de monstruos que causan diferentes daños en su ciudad y a los cuales tendrán que detener.

Escalofríos 2: una noche embrujada es una copia fiel de la primera cinta de 2015; pero en esta ocasión cuenta con un reparto con menor calidad que su predecesora. Al final, puede servir para enseñarle a los niños la importancia de la imaginación a través de la literatura, pero creo que eso es pedirle mucho a la cinta.

También te podría gustar...