Descubre quién mató al Quijote

fotonoticia_20180427154248_640 El Hombre que mató a Don Quijote es la más reciente película del extrovertido director, guionista y productor, Terry Gilliam, reconocido por cintas como Brazil (1985), Las aventuras del barón Munchausen (1988) o El imaginario del Doctor Parnassus (2009). Este filme le costó sangre, sudor y lágrimas al ex integrante de Monty Python, ya que comenzó su planificación a finales de los noventa, y por una u otra cuestión tuvo que posponerlo hasta que por fin vio la luz en este 2018.

Protagonizada por en elenco multiestelar, que incluye a Adam Driver, Jonathan Pryce, Stellan Skarsgård, Olga Kurylenko, Óscar Jaenada, Sergi López y Jordi Mollà, la estrambótica trama gira en torno a Toby (Driver), un gran director de cine, que filmando Don Quijote, recuerda sus inicios artísticos, tiempo en el que grabó una versión libre del personaje de Miguel de Cervantes. Así, tratando de rastrear al histrión que dio vida al Quijote (Pryce), Toby hallará que el anciano zapatero que contrató diez años atrás no sólo no ha muerto, también, cree que es verdaderamente el caballero de la triste figura.

Te puede interesar:   Niños poderosos en "Los hijos del rey"

Ambos iniciarán una bizarra proximidad, en la que de algún modo, Toby se torna en una especie de Sancho Panza moderno. Este dúo se enfrentará a lo peor de lo peor de los inversionistas del filme, que rayan en características criminales. Así, surgirá una nueva Dulcinea, Ángelica, interpretada por Joana Ribeiro, quien será la desesperada damisela, poseída por el hampón, Alexei Miiskin (Mollà).

En el proceso de rescate, Toby dejará sus ambiciones como cineasta para tornarse en un paladín, dispuesto a todo para devolver el orden al reino del Séptimo Arte.

Destacan los paisajes áridos, filmados en las provincias españolas y portuguesas, lo que resalta más la película. Si bien, Gilliam parece ir sin sentido, al final logra empalmar todos los aparentes disparates acaecidos a través de esta inolvidable historia.

También te podría gustar...