“La favorita”, la pieza maestra de Yorgos Lanthimos

“La favorita” no es sólo el nuevo filme del realizador griego, Yorgos Lanthimos, también, es la pieza maestra de su corta carrera como director, que incluye éxitos de crítica como “La langosta” (2015) y “El sacrificio de un ciervo sagrado” (2017). La flamante entrega está nominada para diez premios Oscar, incluyendo Mejor Película y Mejor Director; en éste último rubro, el nativo de Atenas, será un digno competidor para el mexicano, Alfonso Cuarón, por “Roma”.

En “La favorita”, Lanthimos brinda un festín visual, gracias a la ardua labor de diseño de producción, fotografía, vestuario e iluminación, que recrean de manera espectacular las comodidades y lujos de la realeza británica en el siglo XVIII. Aderezada a semejante estética, sobresale la actuación de Olivia Colman, dando vida a la “reina Ana”, una mujer frágil, al borde de una crisis, quien, sin embargo, tiene en claro que debe gobernar los destinos del imperio, a pesar de su decadencia.

Repleta de intrigas, “La favorita” muestra el empoderamiento femenino al seno del gobierno real, encarnado no sólo en la soberana, también, en su “brazo derecho, “Lady Sarah”, magistralmente interpretada por Rachel Weisz, quien da rienda suelta a una actuación vertiginosa, repleta de claroscuros, perfecta para los tiempos de movimientos como el “Me Too”.

A la par, Emma Stone muestra su crecimiento artístico, encarnado a “Abigaíl”, una aristócrata venida a menos, quien arriba a la corte de la monarca, en busca de trabajo. Su colmillo retorcido y su moral relajada, serán armas clave en el intento de esta “trepadora” por alcanzar una mejor posición social. Así, no sólo se desatará una serie de conflictos imperdonables entre las tres protagonistas, también, dará pie a un duelo actoral que el público gozará enormidades.

Lanthimos realza la fuerza femenina, mostrando gran tino a la hora de diseccionar la película, repartiendo este protagonismo tripartito que le ha valido a cada una la nominación a la estatuilla dorada. Colman como Mejor Actriz, Weisz y Stone como Mejor Actriz de Reparto.

“La favorita” semeja también una oda al ya fallecido cineasta, Stanley Kubrick, director de “Odisea 2001” o “Naranja mecánica”, en gran medida, a la búsqueda de la perfección de Lanthimos en cada toma. Escenas centradas, de gran amplitud, reveladoras de un cosmos artístico que se desborda ante las miradas, semejan la labor de Kubrick, aunándose el gusto de Yorgos por recurrir a la luz natural, como lo planteaba el gran Stanley en “Barry Lindon” (1975), también, película de época, en la que recreaba hasta el tipo de luminarias pertinentes al siglo XVIII.

Como Kubrick, Lathimos gusta de experimentar con lentes capaces de brindar perspectivas diferentes, atreviéndose a ir más allá de los estándares. Así, en “La favorita”, un “ojo de pescado” persigue las acciones de las protagonistas, exacerbando la creatividad a favor del realismo, llevando a la audiencia a una experiencia poderosa, creada por un director, que apenas muestra su germinar, pero al paso que va, Yorgos Lanthimos podría encumbrarse a lado de los genios del Séptimo Arte.

También te podría gustar...