Stewart y Sevigny se adentran en “El Asesinato de la Familia Borden”

En varias ocasiones, cintas de bajo presupuesto se tornan en vehículos para que grandes estrellas abandonen su zona de confort y se enfrenten con su realidad actoral. Así, Kristen Stewart, luego de los éxitos de la saga de Crepúsculo y Blanca Nieves, optó por vincular su carrera con proyectos independientes, destacando su participación en filmes como Viaje a Sils Maria (Olivier Assayas) a lado de la icónica actriz francesa, Juliette Binoche, y por el que obtuvo un Premio César de la Academia gala de cine en el rubro de Mejor Actriz Secundaria, convirtiéndose en la única norteamericana en lograrlo; Certain Women (Kelly Reichardt) acompañando a Michelle Williams o Personal Shopper, del propio Assayas, interpretando a una compradora profesional en París, que enfrenta una visita paranormal de su hermano fallecido.

Si bien la nativa de California ha elevado su calidad artística, se le siguen dando los roles dramáticos, alejados de los blockbusters, por lo que en este 2019 llega a las salas de cine en México con El Asesinato de la Familia Borden, un thriller psicológico sobre los macabros homicidios perpetrados contra un matrimonio acomodado en el Massachusetts de finales del siglo XIX.

Bajo la dirección de Craig Macneill, Stewart interpreta a Bridget Sullivan, una sirvienta irlandesa que llega a la mansión de los Borden, Andrew (Jamey Sheridan) y Abby (Fiona Shaw), quienes viven con la hija del primero, Lizzie (Chloë Sevigny), una solterona enigmática y un tanto problemática, que hallará en Bridget una amiga, algo lacónica, pero capaz de guardar los secretos de esta familia.

Tras los aparentemente extraños asesinatos, Lizzie será señalada como la posible culpable, ante la mala relación con su progenitor y su madrastra, así como con su abusivo tío, John (Denis O’Hare), sin embargo, conforme la trama avanza, se irá develando la psicología de cada personaje en aras de revelar el misterio.

Tanto Kristen como Sevigny destacan en sus roles de mujeres castigadas por la sociedad ante sus formas de vida alternativas, que para la época, causaban escozor.

Si bien la película es lenta, los fans de Stewart saldrán satisfechos, ya que la ex-Bella, consigue realizar un adecuado acento irlandés, que sorprende a sus más severos críticos, quienes buscan con lupa sus yerros actorales. Pero en El Asesinato de la Familia Borden no se da este caso. De hecho, hace una buena mancuerna con Chloë, ésta última, experta en el llamado cine de arte. Ambas se retan artísticamente, consolidando sus respectivas trayectorias.

También te podría gustar...