«Alita: Ángel de Combate», un festín visual en 3D

James Cameron, el director de las dos cintas más taquilleras de toda la historia, «Avatar» y «Titanic», siempre tuvo en mente llevar a la pantalla grande a un par de sus personajes favoritos, provenientes de la narrativa gráfica. El primero era «Spider-Man», proyecto que contaría con un jovencísimo Leonardo DiCaprio en el rol del súper-héroe arácnido, sin embargo, la dificultad por conseguir los derechos sobre el personaje se complicaron, amén que fue devorado por su propio éxito, gracias a «Terminator» (1984) y «Terminator 2» (1991).

Luego de sobrevivir a semejante vorágine trató de filmar a su segundo «amor», el manga creado por Yukito Kishiro, «Battle Angel: Alita», historia de ciencia ficción, protagonizada por una cyborg, rescatada de un basurero por un eminente científico, quien además de revivirla, descubrirá la razón de la existencia de la chica, razón que podría afectar a la humanidad entera. Lamentablemente (para sus sueños originales), Cameron estaba destinado a la grandeza, a crear personajes y tramas originales para el Séptimo Arte, no adaptados de otros medios. Así, cimbró al mundo con el romanticismo de la épica, «Titanic» (1997), y con la grandilocuente, «Avatar», una odisea espacial desarrollada con lo último en materia de efectos visuales de la década pasada.

Te puede interesar:   Calza Louboutin a "Cenicienta"

En ese marasmo, desde 2009, James Cameron no ha vuelto a presentar un filme terminado. En los años por venir alista cuatro secuelas de «Avatar», con la promesa de cambiar la historia del cine a nivel artístico y técnico. Pero éste inquieto creativo buscó la forma de cumplir la meta, y mostrar su visión sobre «Alita», respetando el concepto original de Kishiro. Le entregó el proyecto a su colega, Robert Rodríguez («Sin City», 2005), supervisando a fondo el producto en cuestión, basado en un guión que ya tenía guardado desde décadas atrás. Finalmente, este 14 de febrero se estrenará a nivel mundial, «Alita: Ángel de Combate».

Protagonizado por la joven, Rosa Salazar, quien da vida a este ente robótico, con una humanidad desmedida, la película es un festín visual, mismo que despliega una nueva era de efectos digitales, trabajados al detalle, para crear esta distopía con tintes cyberpunks, capaz de revolucionar la manera de grabar, ya que hay una gran cantidad de escenas donde la realidad y la fantasía se unen sin que se note una grieta, ni un exceso, mucho menos un fallo en la sincronía digital de la parafernalia dispuesta en pantalla.

Te puede interesar:   Lánzate a la "boda de la abuela"

Cameron y Rodríguez parecen haber dado un salto al futuro, afinando la que quizá sea la mejor cinta en 3D de todos los tiempos. Usualmente innecesaria, «Alita» sí recurre con precisión a la tecnología de la tercera dimensión, para comunicar al público un lenguaje artístico propio, resaltado en toques de creatividad asombrosos, incluido un espectacular tatuaje móvil del calendario azteca, efecto que por sí solo vale el boleto.

Con la presencia de histriones de gran peso como Christoph Waltz, Jennifer Connelly y Mahershala Ali (aunque éste último es un tanto desaprovechado), «Alita: Ángel de Combate», es más que una película de acción futurista, ya que muestra el avance tecnológico a favor de la industria cinematográfica, al cual nos tiene acostumbrado James Cameron, plasmado en aquellas visiones apocalípticas de «Terminator», pasando por su destreza para recrear la más grande tragedia marítima, hasta lo que nos deparará la continuación de «Avatar» en 2020, filme que seguramente nos hará viajar a la imaginación monumental de este arquitecto de mundos.

También te podría gustar...