“Capitana Marvel”: ¿una heroína sin origen?

Marvel ha sufrido al tratar de edificar personajes femeninos sólidos, en especial, súper-heroínas, problemática que parece contagiar a la más reciente entrega cinematográfica del combo, Disney-Marvel, “Capitana Marvel” (sí, ya son muchos “Marvel”, pero esta columna trata de dicha empresa), que se estrena hoy en casi todo el mundo, bajo la dirección de Anna Boden y Ryan Fleck, protagonizada por Brie Larson y Samuel L. Jackson.

Desde su creación en 1939, Marvel Comics (antes llamada Timely) ha contado con genios del Noveno Arte, desde Stan Lee, pasando por Jack Kirby, hasta Steve Ditko, quienes en los sesenta y setenta solidificaron a esta compañía editorial, con “Spider-Man”, “Iron Man”, “Hulk”, “Capitán América”, “Namor” y equipos de súper-héroes liderados por varones: “Vengadores”, “Cuatro Fantásticos”, “X-Men”, o “Guardianes de la galaxia”, mismos que gozaron de tremendo éxito.

Todo muy bien hasta aquí, pero, ¿y las mujeres?, ¿qué no en DC Comics, su competencia, existía una tal “Mujer Maravilla”, además de “Batgirl”, “Supergirl” y otras tantas justicieras? ¿O interesantes villanas como “Catwoman” o “Harley Quinn”? (sí, ya sé que ésta última es de los noventa, pero el punto es ejemplificar que Marvel carece de poderosas féminas).

Las heroínas de Marvel han sufrido lo indecible, víctimas del conformismo y una dosis de misoginia. “Storm”, “Scarlet Witch” o “Black Widow” solían ser piezas mínimas de las historias. Cuando aún hoy en día logran obtener un título en solitario, es cancelado por bajas ventas, pésimo marketing y un total desinterés por ellas. En este sentido, la “Capitana Marvel” no se salva. Desde su debut en 1977 ha carecido de regularidad, y de hecho, se llamaba “Miss Marvel”. Sin embargo, la corrección política, movimientos feministas y la lucha por la equidad de género, obligaron a Marvel, ya siendo parte de Disney, a darle nuevos aires, quitándole su atrevido y corto traje negro (rojo en sus inicios), para vestirla como piloto militar.

Bajo la identidad secreta de “Carol Danvers”, la rubia comenzó su carrera “comiquera” en 1968. Alguna “mente brillante” de Marvel decidió que “Carol” estaba demasiado empoderada como jefa de seguridad de la NASA, y para su estreno como justiciera en su propio título, optaron por colocarla como editora de una revista para señoras. Además, los guionistas y dibujantes de la época decidieron que la “Danvers” se desmayara ante cualquier situación de estrés, momento en que una entidad femenina tomaba su cuerpo para tornarse en “Miss Marvel”, una heroína gélida, distante, cuya única forma de comunicación era la violencia.

Así las cosas, y no nos hagamos, queridos Disney y Marvel, luego del éxito de “Wonder Woman” (Patty Jenkins, 2017), se tuvieron que sacar de la manga una heroína que le compitiera a la amazona de DC. Por cierto, esta capitana nunca ha sido el personaje más poderoso de Marvel, es mera mercadotecnia para subsanar los pecados del pasado. Sí de por sí Hollywood no se arriesga con películas de altos presupuestos protagonizadas por mujeres, luego de “Capitana Marvel”, ojalá y el interés no decaiga.

También te podría gustar...