Cuídate de quedar “Como novio de pueblo”

Como novio de pueblo es un remake del filme español, Primos, producido ahora en México, bajo la dirección de Joe Rendón y las actuaciones protagónicas de José María de Tavira, Regina Blandón, Martín Altomaro, Ricardo Polanco y Damayanti Quintanar, en torno a Diego (De Tavira), quien cae en depresión tras ser plantado en el altar por Yolanda (Quintanar), situación que lo orillará a un total vacío. Sin embargo, sus primos, Julián (Altomaro) y Miguel (Polanco), vendrán en su rescate, ofreciéndole un viaje a Puerto Vallarta, la tierra de la infancia de este trío.

Afortunadamente, el periplo no sólo ayudará a Diego a recobrarse, también, se reencontrará con su amor de juventud, Martina (Blandón), iniciando una chispa en lo que cenizas fue. Intentando consolar corazones rotos, los primos harán hasta lo imposible para que la magia del amor renazca entre esta pareja, pero los imponderables estarán a la vuelta de la esquina, acechando un posible final feliz.

La ópera prima de Joe Rendón es bastante irregular, floja y poco trascendente. Las limitaciones se notan sin problema, desde las actuaciones, pertenecientes a una escuela de clichés, en la que ni el versátil Altomaro sale bien librado, ni qué decir de De Tavira y Blandón, encasillados ya en roles simplones.

Audio, edición, fotografía son también yerros monumentales de esta pieza fílmica, armada al vapor, cual promo turístico, que incluye los lemas de la administración federal anterior.

¿De verdad José María de Tavira es material para el protagónico de una película? ¿A quién se le ocurrió que este histrión podía con el peso de semejante historia de casi dos horas de duración? De pronto, pareciera que quiere emular a Eugenio Derbez con sus últimos roles cinematográficos. Pero él es el menor de los problemas de esta comedia romántica, tan sencilla, que nos cuestionamos si en México cualquiera puede hacer cine.

Quizá, la esencia de la familia como resorte de vida sea el mensaje destacable de esta producción, ya que, ¿cuántos mexicanos no vivieron grandes aventuras con sus primos? Con un dejo de nostalgia, este elemento es el que mejor funciona, aunado a la situación de Miguel, un hipocondríaco, cuyo estado fue detonado por un secuestro luego de realizar denuncias como periodista. Tal vez, sea la primera vez que una comedia romántica nacional incluye un tema contemporáneo bastante sensible, lo cual da verosimilitud, al menos, a este personaje.

También te podría gustar...