“Las dos reinas”, gran actuación de Saoirse y Margot

Por Artur Brum Zarco

Las dos reinas, dirigida por Josie Rourke, narra la pelea por el trono de Escocia e Inglaterra entre María Estuardo, gobernante católica, contra su prima Isabel I, monarca protestante; una cinta que no logra del todo su objetivo, pero resalta la capacidad actoral de Saoirse Ronan y Margot Robbie.

Al “cine” le encanta la realeza, sobre todo contar la historia de la Reina de Inglaterra, Isabel I y de la Reina de Escocia, María Estuardo; ya parece un cliché abordar la vida de estas dos monarcas del siglo XVI, que fueron primas y que lucharon por el trono de Inglaterra.

Ambas eran mujeres fuertes, independientes (para la época esto era un gran logro), cada una con su respectivo derecho para exigir el trono. La diferencia más notable entre las dos (además de su diferentes religiones) es que María Estuardo se casó tres veces y tuvo un hijo, e Isabel nunca se casó y no tuvo hijos (por eso se le conoce como la Reina Virgen).

Te puede interesar:   Asiste a un emocional "Reencuentro" con Carell, Fishburne y Cranston

Su pelea es conocida y su desenlace es famoso: María estuvo encarcelada mucho tiempo y después fue ejecutada por órdenes de Isabel, ya que según la Reina inglesa, Estuardo se la pasaba conspirando contra ella.

Antes de su encierro, María gobernó Escocia y desde ahí intentó que Isabel la nombrara la sucesora para tomar el trono. Sin embargo, había un conflicto muy grande que impedía eso, Estuardo era fielmente católica, Isabel, orgullosamente protestante.

Basado en esos hechos, llega de nuevo esta historia de la mano de la directora Josie Rourke con la cinta Las dos reinas, que intenta reflejar la ideología y fuerza de amabas monarcas; pero la cinta falla en transmitir el mayor problema entre las dos: sus respectivas religiones.

Te puede interesar:   Rescata "La Bóveda de los Recuerdos" de Titanic

María Estuardo (Saoirse Ronan) llega a Escocia después de vivir en Francia y casarse con el heredero al trono de dicho país. Su esposo muere y ella tiene que regresar a su tierra natal.

Ya en Escocia se convierte en la Reina del lugar, y con la ayuda de sus seguidores católicos tratara de conseguir más poder y así forzar a Isabel para que le entregue el trono de Inglaterra. Estuardo intercambiará cartas con Isabel proponiéndole que entre las dos reinen y se conviertan en hermanas.

Por su parte, Isabel I (Margot Robbie), cada vez está más celosa de Estuardo, por su juventud, belleza y, sobre todo, porque la escocesa se convirtió en madre.

Así, vemos como la corte de cada una las asesoran en cuanto a la diplomacia que debe existir entre los dos reinos; pero llega un punto donde Isabel no aguanta más y conspira contra Estuardo y la encarcela.

Te puede interesar:   Alfombra Roja "Los Últimos Cristeros" de Matías Meyer

A pesar de su gran producción, la película llega a ser tediosa y pesada, ya que vemos situaciones incongruentes, inverosímiles, anacrónicas (por ejemplo, palacios que parecen castillos medievales); nunca vemos la pasión de cada una por su religión, como si eso pasara a segundo término.

Los diálogos son simples y banales, no hay suspenso, las conspiraciones son obvias y predecibles; la directora se toma muchas atribuciones para contarnos cosas que en realidad no pasaron, y eso no está mal si aportara potencia al drama, pero provoca lo contrario, lo hizo más absurdo.

No obstante, se notan y destacan las capacidades actorales de Saoirse y Margot, dos jóvenes actrices que tienen mucho futuro y seguro nos entregarán papales más memorables.

También te podría gustar...