Enamórate de “El sol también es una estrella”

Llega a la cartelera mexicana, “El sol también es una estrella”, filme que bien podría ser uno más de los insulsos romances juveniles del cine comercial, pero, afortunadamente, la historia tiene un trascendente giro, ya que se desarrolla en el marco de una problemática actual, la de la política norteamericana de deportación de migrantes.

¿Quién se hubiera imaginado que sería una película cursilona la que se atreviera a poner el dedo en la llaga ante los caprichos del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump? En “”El sol también es una estrella” no se andan por las ramas y llaman con toda sus letras a esta severa herida en la Unión Americana, que separa familias y denigra a la humanidad.

Así, dos jóvenes pre-universitarios, el descendiente de coreanos, “Daniel” (Charles Melton), y “Natasha” (Yara Shahidi), conocerán el verdadero amor en el marco de las deportaciones, en este caso, la de “Nat”, cuya familia ha recibido la orden de retornar a su natal Jamaica, a pesar de vivir durante más de una década en Nueva York. El factor romántico detonará en la existencia de “Daniel”, quien hará todo lo posible para evitar que “Natasha” se vaya de su vida.

Bajo la dirección de Ry Russo-Young, basada en la novela de Nicola Yoon, la cinta aprovecha esta unión interracial para explorar el universo de la comunidad coreana y su cultura en los barrios de la Gran Manzana.

Destaca también la oposición de puntos de vista de los protagonistas, mientras “Nat” es cuidadosamente científica, aún con el amor, “Daniel” es arrojado y enamoradizo, situación que dificultará más el potencial romance.

Estelarizan también: Jake Choi, Keong Sim y John Leguizamo.

También te podría gustar...