“Rocketman”, complaciente aún para los fans de Sir Elton

Por Emiliano Gálvez y Daniel Flores

Rocketman es una película musical de drama, basada en la vida de Elton John, dirigida por Dexter Fletcher, y protagonizada por Taron Egerton, la cual resulta una trama complaciente, como si se tratara de un vehículo creado especialmente para que el propio músico británico se pusiera de moda, al estilo de Rapsodia Bohemia, que devolvió sus blasones a Queen y su inolvidable vocalista, Freddie Mercury.

La gran diferencia entre esa película y Rocketman, es que, mientras Rami Malik hizo una digna interpretación de Mercury, Egerton intenta imitar a Sir Elton, con pésimos resultados, llegando incluso a ser una parodia de su propio trabajo, rodeado de un elenco (Jamie Bell, Richard Madden y Bryce Dallas Howard) que creó personajes caricaturescos.

Sin definirse como musical, drama o sátira (sobre los entre-telones del mundo de la farándula), Rocketman falla al tratar de ser incisiva, incluyendo escenas metafóricas sobre las inspiraciones de Elton para crear su música. En este sentido, el público se pierde entre “la realidad” del artista y sus excesos, ejemplificados con secuencias simplonas, como la del intento de suicidio de Elton Hércules y la aparición infantil que lo ayuda a componer el tema del “hombre cohete”.

Casi como un ángel, redimido, claro, esta versión fílmica de la leyenda viviente del pop-rock, semeja una cursi historia de amor propio, con un desenlace extraído de una frase de superación personal o de conceptos básicos de auto-ayuda. El problema de hacer una biopic, revisada con lupa por el motivo de la obra, es que no hay contrapeso, sólo un deseo de adulación.

El filme muestra también la típica vida que tiene una estrella de rock, con sus altibajos y éxitos, ya que no siempre se empieza en la cima. Exhibe como desde abajo se comienza hasta llegar a la meta convirtiéndose así en una leyenda del rock que hasta nuestros días es recordad con mucho cariño, y sobre todo, conservando a una gran cantidad de fans.

También te podría gustar...