Ott Tänak conquista el Rally de Portugal del WRC

El Rally de Portugal 2019 tenía a tres pilotos en apenas 9,2 segundos con apenas cinco tramos por delante. Poco más de 50 kilómetros para decidir no solo el ganador, sino también el orden del Top5. Lejos de ser una mañana tranquila, especialmente ya al final, nos encontrábamos con un espectáculo de dramatismo en la Power Stage más larga del año, con un espectador de lujo, el tramo de Fafe que volvía a estar lleno hasta la bandera.

Todo parecía indicar que Citroën se quedaba sin podio por primera vez esta temporada. El equipo francés había empleado el factor ‘Ogier’ para conseguir ser el único fabricante con al menos uno de sus coches entre los tres escalones durante los seis primeros rallies del año. Si bien un hecho aún más destacable si tenemos en cuenta que Lappi solo ha aportado el podio en Suecia, que la firma francesa solo tienen dos coches en competición y que tanto Toyota como Hyundai ya han fallado en el pasado en estas lides teniendo estructuras completas. Escaso consuelo después de un nuevo abandono de Esapekka.

El finlandés volcaba en la primera especial del día, dañando el plano superior del alerón trasero, el parabrisas delantero y superficialmente la carrocería del Citroën C3 WRC. Sin apoyo aerodinámico atrás, la zaga del vehículo francés era incluso más inestable, algo que le llevaba a tocarse con un talud de tierra al insinuarse demasiado el eje trasero. El toque era suficiente como para desllantar la rueda y además romper la suspensión trasera izquierda solo unos metros más allá. a su llegada al icónico salto de Fafe todo parecía una certeza de que allí se había terminado el Rally de Portugal 2019 para Esapekka Lappi. Cuarto abandono de la campaña.

Justo en ese punto de Montim en el que Lappi volcaba y empezaba a enterrar su participación en el rally, Kris Meeke tendría un problema similar, sin llegar a poner patas arriba el Toyota Yaris WRC, pero sí acabando con las opciones de los de Tommi Mäkinen de conseguir el doblete. Hasta entonces el norirlandés lo había hecho todo bien, incluso había tenido tiempo para mandar sus ‘recados’; uno a los comisarios de Chile que le penalizaron con dos minutos por el tema del parabrisas y otro a los espectadores, cuando era preguntado acerca de si iba a haber órdenes de equipo durante la jornada. En ese momento, Meeke aseguraba que haría lo necesario para Toyota y cuando se le preguntaba si estaría contento con la segunda posición, Kris mantendría un más que revelador silencio. Mejor callar que decir lo que no piensas o lo que no te conviene.

Se esfumaba de esta forma el doblete de Toyota, cayendo Meeke 7,4 segundos por detrás de Neuville a falta solo de la Power Stage, el último paso por la particular catedral de los rallies que es el tramo de Fafe. Los feligreses esperaban a ver un duelo al sol por los puntos extra de la última especial, este año si cabe todavía más importantes para mantener el sendero de la lucha por el título, especialmente si tenemos en cuenta que hasta ahora habíamos tenido el equilibrio de dos victorias para cada uno de los grandes candidatos al Campeonato del Mundo de Pilotos.

No estaría exento de emoción y de drama esta última pasada por Fafe. Primero era Sébastien Loeb el que se pasaba la frenada y golpeaba la suspensión trasera izquierda, rompiéndola y completando a baja velocidad la Power Stage, mientras que Gus Greensmith tendría un nuevo accidente después de romperse la dirección en el famoso salto da Pedra Sentada, no pudiendo evitar que el Ford Fiesta WRC saliera lanzado contra la cuneta. El golpe obligaría a sacar la bandera roja, neutralizando la pasada de Jari-Matti Latvala mientras se retiraba el coche accidentado del británico.

Todo parecía seguir un final tranquilo, marcado por un gran tiempo de Sébastien Ogier, sin embargo, un toque en el último tramo con una piedra de Kris Meeke terminaba con un trompo y sin la posibilidad de continuar en carrera, quedándose el Yaris WRC completamente cruzado y abriéndole la puerta del podio a un Ogier que lejos de quedar contento por el resultado final, se lamentaba porque quizás tendría que volver a abrir pista en Cerdeña. De nuevo parón y a la espera de los tiempos de Neuville y Tänak para saber el orden final de la general del Campeonato antes de Cerdeña.

Los temores de Ogier no eran infundados. El mejor tiempo de la Power Stage le daba al francés los cinco puntos extra que sumados a los del tercer puesto le hacían salir de Portugal de nuevo como líder con 142 puntos, dos más que Ott Tänak. El de Gap abrirá pista en la isla mediterránea, en una nueva demostración de que los tres candidatos al titulos Mundial de Pilotos siguen teniendo un punto más tanto de velocidad como de regularidad. Por fortuna para Citroën Racing, esto también les permitía mantener la racha de podios iniciada en el ya lejano Rally de Monte-Carlo.

En WRC2 Pro, Skoda Motorsport estrenaba la versión evo del Skoda Fabia R5 con un doblete en el Mundial, asegurando Kalle Rovanperä su segundo triunfo del año tras su negativo inicio. Secundado por Jan Kopecký, el finlandés se sitúa líder provisional de la categoría, con Mads Ostberg arañando una tercera posición en una prueba que ha sido demasiado dura para el Citroën C3 R5. El propio piloto noruego aseguraba que lo primero que deben hacer es encontrar unas llantas nuevas, especialmente después de acumular en apenas media docena de tramos (shakedown más el inicio del viernes) hasta cinco pinchazos.

También te podría gustar...