“Hombres de Negro Internacional”, ligera y correctamente política

En los tiempos de la igualdad de género, la corrección política germina a placer, para evitar entramparse en polémicas que pudieran afectar el desempeño en taquilla de los diversos filmes. Así, este fin de semana arriba a la cartelera, “Hombres de Negro Internacional”, la cuarta entrega de esta saga, protagonizada por la última línea de defensa contra invasiones alienígenas.

Basado en el cómic de Lowell Cunningham, este producto es protagonizado por Chris Hemsworth y Tessa Thompson, repitiendo dupla actoral, como lo hicieron en “Thor: Ragnarok” (Taika Waititi, 2017). Si aquella vez no salieron bien librados por el exceso de comedia de la trama, en esta ocasión, poco demuestran, ahora sí, en el intento de hacer reír al público.

La típica mezcla de “Men in black”, cargada de humor, acción y ciencia ficción, se diluye, dirigida por F. Gary Gray, haciendo extrañar a Will Smith, estelar de las tres primeras cintas. Constantemente, ahora liderados por la “Agente O” (Emma Thompson), se percibe la idea de una historia hecha a modo, para el mero lucimiento de Hemsworth y sus pectorales, quien parece, sufrirá la maldición de ser encasillado como “Odinson” para el resto de su carrera.

Thompson, una potencial estrella de Hollywood, padece de falta de química con Chris, así como una ausencia de recursos histriónicos, lo que convierte a los elegantes “Hombres de Negro” en un divertimento sólo para fans de la historieta.

Justamente, el chiste repetitivo sobre si los “Hombres de Negro” deben ahora llamarse “Hombres y Mujeres de Negro”, termina cansando al espectador, al que le recetan una sobredosis moral, banal y absurda.

Poco afortunada es también en materia de efectos visuales, ya que hay un personaje que parece la mascota oficial de una conocida bebida frutal, “Men in Black Internacional” no sorprende, de hecho, se torna en un disparate soso, que desaprovecha a histriones como Liam Neeson y Rebecca Ferguson.

También te podría gustar...