Una foto nada mortal

Una foto antes de morir es un thriller sobrenatural, en torno a un grupo de jóvenes rusos, quienes luego de un accidente en carro se refugian en una misteriosa cabaña, en la que descubrirán una antigua cámara fotográfica, la cual, es un arma letal, ya que, de algún modo u otro, elimina a la persona retratada (el chiste es descubrir cómo sucede).

Salvo esta premisa, el filme, dirigido por Anton Zenkovich, es flojo y redundante, repleto de clichés que en nada solucionan semejante pobreza argumental e histriónica. Si bien el cine ruso comercial ha tratado de hallar mercados como el latinoamericano con cintas de horror, ciencia ficción o fantasía, poco o nada dejan al espectador, salvo 90 minutos de risas burlonas.

Quizá, se podría rescatar la cabaña donde los protagonistas hallan la cámara, la cual se convierte en un múltiple escenario, donde se develan los secretos del aparato, así como su origen y misterio. El giro de tuerca final es por demás previsible, y lo peor, mal ejecutado.

Protagonizan Egor Kharlamov, Sanjar Madi y Garik Petrosyan.

También te podría gustar...