“Annabelle 3”, sencilla fórmula para aterrar

Annabelle viene a casa, la tercera entrega de la saga de Annabelle, la malévola muñeca invocadora de espíritus malignos, llega este jueves a las salas de cine mexicanas, en busca de convertirse en el filme más exitoso del Universo de El Conjuro, ese mismo que ha traído grandes sustos a la audiencia con películas como El Conjuro, La Monja o La Llorona.

Bajo la dirección de Gary Dauberman, Annabelle 3 es quizá el filme más sencillo de toda la franquicia, ya que se desarrolla básicamente en el domicilio de los Warren, el matrimonio experto en lo paranormal, conformado por Lorraine (Vera Farmiga) y Ed (Patrick Wilson). Así, el sótano de la casa, mismo que alberga una gran cantidad de objetos oscuros, incluida Annabelle, se convertirá en un patio de juegos para varios seres aterradores.

La premisa es un tanto simple: en un día en el que el matrimonio sale, su hija de nueve años, Judy (Mckenna Grace), y su niñera, Mary Ellen (Madison Iseman), recibirán la visita de Daniela (Katie Sarife), amiga de ésta última, la cual, conoce el misterio que habita en el sótano, lo que le provoca un interés personal sobre el mundo del ocultismo. Sin embargo, la adolescente, en su intento por cruzar al más allá, liberará el poder de Annabelle.

Sucederán entonces visiones aterradoras, presencias enigmáticas, temores innombrables, que asolarán a las tres jóvenes, incapacitadas para abandonar la casa.

Esta historia, a pesar de respetar la idea original, dando prioridad al horror, fastidia un poco al incluir comedia, como si necesitara de este recurso para atraer más público. Además, se centra en este joven elenco, dando otro giro hacia los millennial y zentennial, sin embargo, poco aporta en una saga ya establecida.

Como es costumbre, estas películas presentan potenciales “artefactos” o personajes para otros spin-off, en este caso, el público debe poner atención a un traje samurai, que resalta con tino en las correrías de las protagonistas.

Annabelle viene a casa entretiene sin espantar tanto.

También te podría gustar...