“Niñero por accidente”, una comedia que se tira al drama

Niñero por accidente es una comedia francesa que de plano se tira al drama. Bajo la dirección del debutante, Julien Guetta, también guionista del filme, un elenco encabezado por Eric Judor y Laure Calamy, se enfrasca en una narrativa un tanto irregular, que gira en torno a un mecánico, el cual, por circunstancias del destino se queda a cargo de tres menores de edad a los que ni conoce.

Durante la primera media hora de la cinta, Alex Dagostino (Judor), sufrirá intensamente, no sólo por esta enorme responsabilidad, también, porque a sus 43 años de edad, no ha logrado sobresalir en nada, incluso, vive con su madre, la dueña del taller donde éste labora. Aunque la progenitora desea heredar la dirección del local a Alex, todo apunta a que él no tiene interés alguno por la vida.

Sin embargo, el encuentro con dos niños, un bebé y otro no mayor a los seis, y la hermana adolescente de estos, cambiará su destino, ya que luego de una noche de sexo casual, la cuidadora de los tres chicos desaparece, obligando a Dagostino a buscar a los padres.

Entre peripecias y un humor un tanto simplón, Niñero por accidente va disminuyendo el tono cómico para entrar a un arco dramático, bastante frustrante para el espectador, quien de buenas a primeras recibe un balde de agua fría, cuando el bebé sufre una crisis de salud a causa de que alguien le da un somnífero.

Posteriormente, los otros menores recibirán cruentas noticias sobre su presente y su futuro, lo que los hará encariñarse con Alex, a quien ven como otro “chavito”, ya que su forma de relacionarse con ellos es un tanto infantil.

De repente, pareciera que varias películas galas, como Niñero por accidente, quieren abarcar tanto la comedia como el drama (como lo hiciera el cine mexicano en los noventa), sin cuajar ni en uno ni en otro.

También te podría gustar...