Lux Fight League desata euforia en la CDMX

Por Omar Iván Martínez

El deporte como espectáculo ha logrado convocar a multitudes y desbordar pasiones proyectadas desde las gradas. Estadios, arenas y coliseos han atestiguado a hombres y mujeres convertirse en leyendas e inmortalizar así, sus nombres en la historia. En esta ocasión, la Ciudad de México atestiguó el pasado viernes desde el Frontón de México, la quinta edición de Lux Fight League, competencia dedicada a las Artes Marciales Mixtas, conocida también como MMA por sus siglas en inglés.

Tres asaltos de cinco minutos cada uno como parte del reglamento estipulado, despierta el interés de los primeros aficionados en torno las seis de la tarde, quienes observan a dos guerreros introducirse al octágono y enfrentarse cara a cara, casi sin denotar expresión alguna, con técnicas propias del boxeo, kick boxing y el jiu jitsu.

Las luces se apagan y retumban en las paredes del recinto los primeros acordes musicales dedicados a la presentación de los peleadores, cada uno de ellos con su propia canción. Los reflectores se encienden y caen sobre el costado izquierdo del Frontón México, donde Pablo Lemus, hace un recorrido hasta la parte central del lugar y se convierte así, en el encargado de inaugurar el evento frente a su oponente Juan Camilo Caicedo, oriundo de Cali, Colombia quien termina por llevarse la primera victoria de la noche por decisión unánime.

Te puede interesar:   Buemi, Nakajima y Hartley obtienen el triunfo de las 6 Horas de Fuji

Intercambio de golpes a ras de lona, patadas, rodillazos, codazos y hasta llaves de aprisionamiento sobre las extremidades de los peleadores, se ejecutan dentro del perímetro establecido para el desarrollo de las peleas resguardado por una malla, mientras el público acompaña con chiflidos, gritos, aplausos o abucheos, el desenlace de los combates.

Algunos duelos terminan apenas unos minutos después de haber comenzado, como en el caso de la exhibición de Jordan Beltrán, quien venció a su oponente a través de una llave de sumisión con un tiempo oficial de minuto con 18 segundos, situación que convoca las ovaciones de los asistentes. Otros se extienden los tres rounds establecidos. Después de una demostración del poderío en los puños y resistencia física, Marco “Sonrics” Beristain, se queda con el triunfo ante Giovanni “Rayadito” Guerrero por decisión unánime.

La participación de las mujeres también se hizo presente en esta edición para entregar la pelea entre Judith Bolaños y Mónica Romero. El duelo se alargó los tres asaltos y el público alentó a ambas peleadoras, para convertirse en una de las peleas más ovacionadas y a la vez, discutidas de la noche, tras un veredicto dividido que terminó por favorecer a Judith “Judas” Bolaños quien, a su salida del octágono, fue abrazada por el Alfredo Adame. Dicha situación encendió los abucheos e insultos dedicados al exactor y se reiteraron en distintas oportunidades a lo largo del evento.

Te puede interesar:   NASCAR Peak lista para el Autódromo Monterrey

La pelea coestelar entre el mexicano José Guadalupe Ruelas y el brasileño Erivan Pereira despertó los gritos de ¡México, México! a lo largo de tres episodios en apoyo al peleador local, ante un Centro Deportivo ocupado en un 85 por ciento y un exponente brasileño que frustró la estrategia del mexicano al colocarlo en repetidas ocasiones contra la lona. A pesar del apoyo y la euforia desatada al grado de hacer levantar de su asiento a los aficionados, el mexicano fue vencido tras una llave de sumisión en el último asalto.

El duelo estelar entre los exponentes Edgar Díaz y Rony “Jason” representantes también de México y Brasil, concluyó con un Knock Out a favor del brasileño a los dos minutos con cinco segundos de iniciado el duelo. La fortaleza del sudamericano y su decisión de ir al frente sobre el mexicano le dieron la victoria ante los espectadores, quienes aplaudieron y aprobaron el desenlace de la quinta edición de Lux Fight League.

Te puede interesar:   Se llena de recuerdos el Hermanos Rodríguez

Con lágrimas en los ojos y cargado en hombros por uno de sus entrenadores, Rony mostró el lado sensible del espectáculo ante los aplausos de los capitalinos: “estoy muy contento. Gracias por la oportunidad. Pasé por muchos momentos complicados y estoy aquí nuevamente. ¡Obrigado!”. Con dedicatoria para Brasil y fundido en un abrazo con Edgar Díaz en reconocimiento a su desempeño dentro del octágono, el Frontón México cerró una jornada protagonizada por el choque de emociones producidas por los golpes y los abrazos a modo de deportividad, entre cada uno de los peleadores.

Otros de los talentos que desempeñaron sus técnicas dentro del octágono fueron, Uriel Cossio Domínguez y Canek Granados, ambos representantes de México en el ámbito profesional de las MMA, quienes ganaron sus respectivos encuentros e hicieron emocionar al público con su exhibición. Un apunte más para no perder de vista el desarrollo de esta disciplina profesional avalada por la Federación de Artes Marciales Mixtas (FAMM) en nuestro país.

También te podría gustar...