Binoche tendrá una «Doble Vida»

Este fin de semana se estrena Doble Vida, cinta del director, Olivier Assayas (Personal Shopper, 2016), con un elenco que incluye a la legendaria, Juliette Binoche, además de Guillaume Canet, Vincent Macaigne, Christa Théret y Nora Hamzawi, en torno a una historia sobre posiciones encontradas en la vida, en el trabajo y en el arte.

Recurriendo al discurso actual, sobre tópicos como la industria literaria y cultural, las relaciones de pareja o la política, el realizador y guionista construye una serie de personajes, todos contradictorios y desmantelados, en busca de reafirmar una autenticidad perdida, la cual, se ha convertido en una utopía, en la que ni los logros laborales o personales tienen cabida en el sueño de la felicidad.

Te puede interesar:   Preservando el agua

Si bien se debate sobre la desaparición o no del libro físico para ser sustituido por el digital y las afectaciones que estos cambios traerán en diversos niveles, el fondo de la trama es exhibir las debilidades humanas, tanto de los protagonistas como del público mismo, todos, atrapados en la vorágine del caos diario, del que parece imposible desenmarañarse.

Entre la comedia y el drama, el filme es interesante, aportando su «verdad» a la dinámica social occidental, siempre contrapuesta, en este caso, encarnada por Selena (Binoche) y Alain (Canet), un matrimonio en el que ella aparenta ser liberal, mientras que él es totalmente metódico, sin embargo, sus apetitos, tanto de deseo como de poder, los convierten en sus opuestos, usualmente sometidos a su entorno.

Te puede interesar:   Conoce el nuevo póster y tráiler oficial de LA REBELIÓN

Igualmente, el otro matrimonio protagonista, Valérie (Hamzawi) y Léonard (Vincent Macaigne), lleva esta «doble vida», ambos pregonando en la intimidad lo que no son en público. Evidentemente, la afinidad entre Léonard y Selena, detonará (¿o no?) una reflexión sobre su existencia, como amantes e integrantes de esta moral ambigua a la que la humanidad parece haberse acostumbrado.

El ejercicio de Assayas llega al punto de parodiarse, hablando de Binoche como si Binoche no estuviera ahí (pero sí está). Muy recomendable.

También te podría gustar...