“Stuber: locos al volante”, un jocoso divertimento de acción y comedia

Stuber: Locos al volante rememora aquellos filmes de los ochenta, que mezclaban acción con comedia, en torno a la típica pareja-dispareja, como 48 horas con Nick Nolte y Eddie Murphy (Walter Hill, 1982), Midnight Run con Robert De Niro y Charles Grodin (Martin Brest, 1988) o Arma Mortal con Mel Gibson y Danny Glover (Richard Donner, 1987), cintas donde las condiciones físicas y habilidades de los personajes se complementaban para salvar el día.

Así, bajo la dirección de Michael Dowse, el ex luchador, Dave Bautista, interpreta a un detective, Vic Manning, quien justo el día en que recibe una importante información para capturar a su máximo enemigo, está convaleciente por una operación en los ojos. Al no ver con claridad, recluta a su tímido chofer de Uber, Stu (Kumail Nanjiani), para que lo ayude a resolver el caso.

Además de este desigual par, complementan el destacado elenco Karen Gillan, Natalie Morales, Betty Gilpin y la veterana, Mira Sorvino, una de las denunciantes de acoso sexual en el movimiento MeToo.

Jocoso y rescatable, el filme logra cierta simpatía, sostenida por Bautista y Nanjiani, aunque desaprovecha al grupo de actrices, las cuales parecen irse reemplazando una a la otra como escalones para el lucimiento del dúo de acción.

Bautista continúa su marcha como histrión perfecto para películas repletas de adrenalina, cargándose a la comedia con este personaje o con Drax de Guardianes de la Galaxia, luego del fallido intento del director, Sam Mendes, en Spectre, de convertirlo en un villanazo para James Bond, de la talla de Jaws o Nick Nack.

Stuber entretiene sin pedir más.

También te podría gustar...