Rotavirus, una enfermedad de alto riesgo para la población infantil

Profesionales de la salud especializados en el área de pediatría, compartieron en conferencia de prensa, el panorama general del rotavirus, una enfermedad viral padecida principalmente por menores de cinco años, la cual se presenta a través de diarrea aguda, vómito y fiebre, causantes de deshidratación. Debido a estos síntomas, es necesario atender de forma inmediata a los pacientes, en relación con las altas probabilidades de que fallezca a causa de la enfermedad en caso de no iniciar un tratamiento.

Con el propósito de brindar información relacionada con el rotavirus y compartir algunas de las estrategias dedicadas para el tratamiento de esta enfermedad, la cual se presenta en mayor medida en la población infantil menor de cinco años, las doctoras, Mercedes Macías Parra y Diana Guarneros, expusieron sus conocimientos en busca de concienciar a la población sobre este padecimiento (adquirido por vía oral e incubado en un periodo de dos a cuatro días) y su desarrollo al paso de los años.

De acuerdo con la doctora Diana Guarneros, especialista en Pediatría Médica por el Hospital Infantil de México, el 40 por ciento de las muertes presentadas en niños menores de cinco años son causadas por enfermedades gastrointestinales, de las cuales, una tercera parte de las hospitalizaciones de este sector de la población eran causadas por el rotavirus, situación que ha mejorado al paso de los años gracias a las vacunas desarrolladas por los Sistemas de Salud para la atención de este virus.

Asimismo, compartió que, en 1973, la doctora Ruth Bishop descubrió el componente causante del virus. Según el informe de la doctora Guarneros, a partir de detectar los cuadros diarreicos presentados en sus pacientes y descartar su tratamiento a partir de medicamentos antibióticos, fue como se desarrolló el método para identificar los componentes del rotavirus

La especialista Diana refirió: “hoy en día se tienen categorizadas distintas sepas; desde la G1, hasta la G4, G9 y G12 (G2 la de mayor impacto para el ser humano y G12 la de mayor presencia en México a partir del 2011)” y complementó: “el identificar los tipos de rotavirus nos permite tener identificadas las características de la enfermedad y la severidad de esta”.

También señaló al continente de África como la región donde se da la mayor presencia de la enfermedad a nivel mundial, debido a las condiciones adversas relacionadas con los servicios de salud, abastecimiento de agua e higiene. Además, destacó las estrategias impulsadas a lo largo de los años para hacer frente al virus, como los tratamientos de suero oral, programas de saneamiento del agua y el Programa Nacional de Vacunación con el cual se han reducido los índices de diarrea relacionados con rotavirus.

En su participación, la doctora Mercedes Macías Parra, también especialista en pediatría acreditada por el Instituto Nacional de Pediatría, nombró a la enfermedad como un “virus democrático” en relación con presentarse en cualquier menor sin importar su lugar de origen, sin embargo, el riesgo de muerte entre un niño procedente de un país en vías de desarrollo es de 1 entre 205, mientras que, en una nación desarrollada, los índices de riesgo señalan 1 entre un promedio de 49 mil menores.

Dentro de los sucesos acontecidos al paso de los años en México relacionados con el padecimiento, la doctora Macías compartió: “tres mil niños morían en la década de los 80’s por diarrea en México, (primera causa de muertes en menores); en los 90’s se convirtió en la tercera causa de fallecimientos en menores; en el Siglo XXI la enfermedad se posiciona como la quinta causa de muerte y actualmente se ha desplazado hasta el sexto lugar”.

Según informó la doctora Mercedes, el impacto de la vacuna contra el virus ha sido muy significativo para contrarrestar el padecimiento, y resaltó esta medida como “la más eficaz” para prevenirlo (de las tres mil muertes se ha reducido a mil a partir de la vacuna) combinado con la hidratación constante del afectado.

La vacuna puede ser aplicada a partir de las seis semanas de nacido y puede aplicarse hasta antes de los ocho meses de edad: “si la vacuna se administra cuanto antes, la posibilidad de proteger a los niños será más efectiva en relación con la etapa donde presentan los mayores índices para contraer el virus”.

Al menos 95 países han adoptado el sistema de vacunación contra el rotavirus, una alternativa que ha evitado 16 mil muertes (por cada mil niños vacunados, se logra reducir hasta 1.3 muertes, con base en la información proporcionada en la conferencia de prensa.

Antes de finalizar, se hizo un llamado a no descuidar las medidas de control entre ellas: el refuerzo de la vigilancia relacionado con los pacientes, notificación inmediata a las autoridades y trabajadores de la salud en caso de presentarse un cuadro relacionado con rotavirus; la evaluación de los menores, así como la constante hidratación del paciente (puede ser a través de intravenosa) y nunca hacer uso de tratamientos antibióticos para atender los casos de relacionados con enfermedades de carácter viral.

Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido la recomendación de incluir la vacuna contra el rotavirus dentro de los sistemas universales de vacunación (México cuenta con una cobertura de 85 por ciento para la primera dosis) como una estrategia para contribuir al tratamiento de la enfermedad. Según los informes del organismo internacional, las muertes por rotavirus mantienen una tendencia del 80 por ciento en países subdesarrollados y la población más vulnerable, son los menores entre los seis meses y dos años.

Por último, el virus puede volver a presentarse en las personas incluso después de los cinco años, sin embargo, es en la primera aparición donde es más agresivo. También, la temporada de invierno es cuando suele tener mayor presencia en la población debido a la condición natural de reproducción del virus en relación con las variantes del clima y una persona afectada por la enfermedad, debe recibir atención inmediata, de lo contrario puede sufrir repercusiones de tipo neurológico, las cuales se pueden prevenir de forma segura a través de la atención médica.

También te podría gustar...