Las escaramuzas, las auténticas charras mexicanas

Desde hace más de 100 años la charrería mexicana ha sido una de las referencias inmediatas para la comunidad internacional. Miles de turistas y visitantes cuando pisan suelo mexicano tienen en mente dos cosas: el tequila y el mariachi, este último una de las ramificaciones del auténtico charro mexicano. Curiosamente ambos referentes nacieron en la Perla de Occidente.

Prueba de que el charro tiene un lugar especial en la identidad mexicana, es que en 1934, el entonces presidente de la República, General Abelardo L. Rodríguez, instruyó el 14 de septiembre como el Día Nacional del Charro en México. Bien se podría decir que el charro mexicano es la antesala de la fiesta mexicana más importante de la historia del país, la Independencia.

Aunque la charrería ya se practicaba como entretenimiento, con el paso del tiempo se convirtió en el Deporte Nacional del país, y con ello se acentuó aún más la personalidad de la comunidad jalisciense. Desde 2016, la charrería es considerada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco.

Si bien es cierto que el personaje del charro se asocia a un hombre montado en su caballo, con espuelas, chaparreras, reata, sombrero y traje, no todo gira en torno a la figura masculina, al contrario, las mujeres – hoy llamadas escaramuzas – siempre han estado presentes en la cosmología del charro mexicano. De acuerdo a la Asociación Nacional de Charros, se tiene registro que desde 1925 la Señorita Ana María Gabucio y Sánchez Mármol, fue nombrada la Primera Reina y Capitana”, además de ser pionera en la enseñanza charra creando la primera escuela junto con Rodolfo Rodríguez.

Desde su existencia, la presencia de la mujer en la charrería ha sido pieza clave para complementar la identidad de los charros. Las hoy llamadas escaramuzas son parte del folclor e identidad de Jalisco. Compuesta por grupos de entre ocho y doce mujeres ataviadas con vestidos de adelitas, rancheras o chinas poblanas, la tradicional escaramuza charra es un espectáculo dancístico ejecutado por este grupo de mujeres, montadas al estilo mujeriego o mujeril, es decir con la pierna derecha cruzada. La ejecución de esta danza es al ritmo de la música donde el grado de movimientos y dominio del caballo va evolucionando.

Algunas de las principales destrezas de la escaramuza son: La cala de caballo, que consiste en demostrar la rienda o dominio, que tiene la escaramuza con su caballo. Se dirige a galope hasta el centro del ruedo hasta el partidero, donde se realizarán una serie de movimientos. También dirigir al caballo a toda velocidad y frenarlo, rayando con las patas traseras o cuartos traseros el terreno, sin salirse de un cuadro previamente marcado; Piales en el lienzo, consiste en que la escaramuza se coloque sobre su caballo de forma perpendicular a la yegua (4 mts preferentemente) quien sale a toda velocidad. La habilidad del jinete deberá lazar a la yegua al tiempo de amarrar el otro extremo del lazo a la cabeza de la silla para detener la carrera; Jinetes de yegua consiste en demostrar el dominio del caballo a través de movimientos ágiles y elegantes, girando sobre su mismo eje y galopando con personalidad y técnica sobre el ruedo.

Otro de los elementos tradicionales que han llevado a la escaramuza a los escenarios internacionales, es el vestuario, que reúne una serie de componentes coloridos y folclóricos referentes de la época revolucionaria en México, inclusive existe un reglamento oficial para la vestimenta de las escaramuzas, la falta de alguno de los conceptos y/o el uso no permitido de algunos elementos, será motivo suficiente para la descalificación del equipo en la competencia.

Por ello, en el marco de los 85 años del nombramiento oficial del Día Nacional del Charro en México, la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara se empieza a poner nacionalmente festiva por las Fiestas Patrias, y se viste de moño, crinolina, botas y sombrero para celebrar no solo al charro mexicano, sino también a la escaramuza, mujer que monta en su caballo con elegancia y personalidad en cada presentación y porta con orgullo, gallardía y valor, la identidad de la mujer mexicana ante el mundo.

También te podría gustar...