Leucemia Mieloide Aguda, las estadísticas y los retos para su tratamiento

Durante el marco del Foro de Perspectivas y Retos en la Leucemia Mieloide Aguda, organizado por la farmacéutica Novartis y programado para realizarse en la Ciudad de México estos 20 y 21 de septiembre, especialistas en el área de hematología compartieron en conferencia de prensa, un panorama general de este padecimiento, con el propósito de informar y al mismo tiempo, concienciar a la población nacional acerca de esta enfermedad, la cual se presenta en mayor medida entre los adultos.

Descrito como cáncer en la sangre y médula ósea por la doctora Roberta Demichelis Gómez, especialista en hematología, la leucemia, como mejor se le conoce a esta enfermedad, se puede presentar de dos maneras: Crónica y Aguda (Mieloide y Linfoblástica Aguda), sin embargo, esta última se desarrolla de forma agresiva y en un lapso corto, desde el momento de su aparición hasta la confirmación del diagnóstico, a diferencia de su manifestación crónica, por lo cual, requiere de un tratamiento urgente.

De acuerdo con la doctora Demichelis Gómez, la Leucemia Mieloide Aguda (LMA) se origina cuando se presentan en la médula ósea (sitio donde se forma la sangre), la acumulación de las células denominadas blastos. Esto ocasiona la disminución de glóbulos blancos y rojos, así como las plaquetas. Es así como desarrollan los principales síntomas de la enfermedad.

Síntomas: Anemia (cansancio y fatiga extrema, falta de aire y palidez); sangrados (moretones, presencia de sangrado en encías y puntos rojos en la piel) e infecciones (infecciones graves y fiebre). Además, según se indicó, la fiebre en cada uno de estos rasgos será la señal principal para relacionarse con un caso de LMA debido a las bajas defesas expuestas dentro del organismo.

Si se llegasen a presentar algunos de los síntomas anteriores en una persona, dará un sustento a la sospecha clínica y se deberán realizar estudios médicos pertinentes. A través de una Biometría Hemática (estudio de sangre más realizado) se podrá ver reflejado el hallazgo de los blastos (células malignas acumuladas en la médula ósea). En un paciente sano estas células no se perciben en la sangre. En caso de presentarse en una persona tras realizarse el estudio, será un dato de alarma, el cuan nos indicará que dicha persona requiere tratamiento urgente.

Durante su participación, la doctora refirió en relación con los estudios especializados para detectar la enfermedad: “la base para diagnosticar una LMA u otros tipos de leucemias, es someterse a un aspirador de médula ósea. Se toma una muestra de la médula (ubicada en la parte baja de la espalda e identificada a partir de los huesos de la cadera) con una aguja y eso se analiza para hacer las pruebas correspondientes”.

Con base en datos del instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el cáncer es la tercera causa de muerte, (después de las enfermedades cardiacas y la diabetes). Para el próximo año, se estiman un millón 200 mil casos relacionados con algún tipo de cáncer.

Asimismo, de acuerdo con datos del Observatorio Global del Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalan un promedio de 6 mil 406 casos de leucemias nuevas cada año en nuestro país, con una prevalencia de 18 mil 960 casos, de los cuales, se tiene el registro de 4 mil 500 muertes por año (una tasa de mortalidad mayor a la de otros tipos de cáncer). Estos datos posicionan a la leucemia en el décimo lugar dentro de las estadísticas del ranking en tipos de cáncer con mayor frecuencia.

En relación con las estadísticas de la LMA en México, comparada con la leucemia linfoblástica, se presenta en casi un 50 por ciento del total de casos presentados en la población adulta a comparación de las estadísticas globales, la cuales señalan la presencia de la LMA en un 80 por ciento en el mismo sector de la población. En cuanto a las edades, el padecimiento se presenta entre los 65 y 74 años. En Estados Unidos, la LMA se presenta en promedio a los 68 años, mientras que, en México, la media se da a los 47 años.

Por último, se explicó que una anemia, a pesar de ser uno de los síntomas del padecimiento, en su mayoría no derivan en una leucemia. También, se informó sobre la cobertura actual del sistema de salud para los casos de leucemias agudas, los cuales incluyen a los niños con una cobertura total; la atención para los adultos incluye los tratamientos estándares en las principales instituciones de salud pública y, en cuanto los adultos mayores, el Seguro Popular no tiene incluidos los servicios de atención para casos relacionados con leucemias agudas.

Cabe mencionar que, según lo informado por la doctora Demichelis, no existen indicios de antecedentes familiares para confirmar la presencia de esta enfermedad en las personas. Los principales riesgos identificados que pueden dar paso a una leucemia son: exposición a compuestos tóxicos y la radiación.

También te podría gustar...