Santa Sabina festejó 30 años de carrera con un gran homenaje a Rita Guerrero

Santa Sabina echó la casa por la ventana en el festejo por sus 30 años de carrera, con grandes invitados, un repertorio de 31 canciones y un nostálgico e increíble homenaje a Rita Guerrero (1964-2011) en el Teatro Metropólitan, que vivió una noche inolvidable con el complemento perfecto de fans de hueso colorado.

Humo, fue la canción que dio apertura al concierto en la voz de Poncho Figueroa y acompañado del coro Rita Guerrero, que es fundamental en el show de Santa Sabina; luego de que sonaran Laberintos e Invitación llegó el turno de la primera invitada de la noche, Iraida Noriega, quien interpreto de la manera más entregada y magistral, Ojalá Fuera tu Voz, además durante el recital también cantó Siente la Claridad y Signo del Deseo.

La Garra y Gasto de Saliva estuvieron a cargo de la voz de Chava Moreno (La Castañeda), Dafne y Sandra (Descartes a Kant) quienes también interpretaron con performance psicodélico Alas Negras, la noche no paro de tener invitados especiales y Reneé Moi entonó la nostálgica Estando Aquí no Estoy que provoco grandes emociones que llevaron a algunos asistentes hasta las lagrimas.

Te puede interesar:   SIA ESTRENA SU NUEVO SENCILLO “HEY BOY” FT. BURNA BOY

Una versión instrumental de Duerme Amor dio paso a la presencia de Carmina Escobar que con el alma en la garganta deleitó al público con Canción, Dix, Babel, Labios Mojados y Chicles a dueto con Jessy Bulbo, quien también participó en el que tal vez sea el tema más representativo de la banda, Azul Casi Morado y que en compañía de Dafne, Poncho y el misticismo característico de Santa Sabina, desataron uno de los momentos más épicos de la noche.

Una de las participaciones más emotivas fue la de Alfonso André (Caifanes) quien fue presentado por Poncho como el culpable de que Santa Sabina saliera de las salas de ensayo para formar la historia de la banda, y él respondió desgarrando su voz para realizar Vacío y A la Orilla del Sol.

Ximena Mor interpretó Rinoceronte y en compañía de Alfonso André, también cantó Lamento, que sin duda fue un sentimiento presente en todo momento de la noche ya que siempre será inevitable dejar de extrañar la presencia y personalidad únicas de Rita Guerrero que en su voz irrepetible (adaptación de audio) sonaron la infaltable Mirrota, Olvido, Nos Queremos Morir y Vampiro.

El final del concierto al grito unísono de oe oe oe oee Rita Rita llevó consigo el momento homenaje más nostálgico de la noche, cuando desde una grabadora comenzó a sonar Después de Muerto, hacia el característico micrófono envuelto en rosas rojas bajo una única luz tenue, tal y como lo solía utilizar Rita Guerrero en sus presentaciones.

También te podría gustar...