«Los Inquilinos», una tenebrosa cinta gótica

Por Karina Hernández

Ambientada en el año 1920 en una antigua zona rural de Irlanda, Los Inquilinos nos narra la vida de dos hermanos gemelos huérfanos, Rachel (Charlotte Vega) y Edward (Bill Milher), quienes han pasado toda su vida conviviendo con las terribles presencias malignas que habitan en su hogar, productos de una maldición heredada de generación a generación y que trae consigo el suicidio de sus padres ahogados en el lago.

Al cumplir los 18 años, Rachel se encuentra desesperada por librarse de este terror que los obliga a permanecer cada noche encerrados en su cuarto, pero no le seria fácil, ya que una de las tres estrictas reglas en esta maldición sería qué si alguno de los hermanos se escapaba, el otro moriría.

Te puede interesar:   Vuelve "Robocop"

Con todo eso, Rachel decide escapar pero no logra convencer a su hermano, quien vive totalmente entregado a las perpetuas reglas, hasta que Rachel conoce a un joven soldado recién llegado, al que pronto verá como una oportunidad de escape.

Bajo la dirección de Brayan O Malley, el filme tiene varias referencias a las historias de Edgar Allan Poe, así como la fotografía tétrica con tonos muy góticos a cargo de Richard Kendrick, que logra transmitirnos muy bien el terror y drama.

Otro punto a favor de esta película son las excelentes actuaciones de los protagonistas, quienes pronto logran sumergirte en lo macabro y terrorifico de sus personajes, así como la música que en cada escena suele ponerte a tono con la cinta.

Te puede interesar:   La Gira de Documentales Ambulante presenta resultados de su decimotercera edición

Aunque cuenta con elementos que pueden atraer nuestra atención y trasladarnos a un espacio mágico y tenebroso, no logra superar caer en el típico cliché de la mansión embrujada y sus misterios.

También te podría gustar...