Sara Baras regresa a México con su flamenco más poderoso e innovador

La bailaora y coreógrafa española Sara Baras (Cádiz, 1971) regresa a México con un montaje lleno de poder femenino, en el que resume y celebra sus tres décadas de trayectoria artística como una de las máximas representantes del flamenco a nivel internacional.

Se trata de Sombras, un montaje creado en 2017 con el fin de demostrar cómo el flamenco —esa cultura tan vernácula y arraigada a la tierra— ha evolucionado con nuevas interpretaciones, pero siempre con un profundo apego hacia lo que es desde su origen: una vehemente expresión de canto y baile que emerge de lo más profundo del alma.

Sombras se presentará el próximo lunes 21 de octubre a las 20:00 horas en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes como parte del programa de actividades de la edición 47 del Festival Internacional Cervantino, los boletos se encuentran a la venta en TicketMaster. Y para quienes deseen verlo fuera de la Ciudad de México, también habrá una función en Guanajuato, el jueves 24 de octubre, en lo que promete ser una mágica velada debido a la comunión que habrá entre el espectáculo y el espíritu colonial arquitectónico de la ciudad.

“Sombras es un resumen de los 20 años que lleva funcionando mi compañía (el Ballet Flamenco Sara Baras), pero dándole una lectura nueva, recordando a la sombra que siempre me ha acompañado desde el principio, que es mi Farruca, la que me ha hecho más valiente y me recuerda cómo empecé. En este espectáculo vamos viajando y vamos cambiando de palos del flamenco, de estilo, tanto musical como en la forma de coreografiar”, dijo la también Embajadora Honoraria de la Marca España en una entrevista con la revista Vanidades.

La Farruca es una de las 13 coreografías —también se le llaman palos o cantes en el argot flamenco— que conforman el montaje. Y es importante porque se trata de una forma musical que antes sólo era interpretada por hombres. Por eso, este espectáculo tiene una energía femenina muy particular, porque además de ser uno de sus shows más íntimos, también es un homenaje al amor y a las enseñanzas que recibió de su madre, la también maestra del flamenco, Concha Baras.

“Desde pequeña deseaba bailar sola, pero mi madre me lo impidió, siempre decía: “una niña tiene que saber esperar y no acaparar protagonismo; sólo hasta los 17 años pude debutar en solitario en mi ciudad natal. Me encanta dejarlo todo en el tablao y considero que necesito ese espacio en solitario para soltarlo todo y entregarme 100 por ciento al público, aunque también estar acompañada tiene su encanto”, comenta esta mujer que ha creado 13 espectáculos con su compañía, fundada en 1998. Y aunque su carrera ha sido muy prolífica, reconoce que el flamenco ha sido víctima del machismo: “creo que tuve la suerte de aparecer en un momento en que el público pedía mujeres, pero sí tengo compañeras que han sufrido algún tipo de discriminación”.

Sara Baras se ha ganado el respeto de la vena flamenca más tradicional, algo sumamente complicado en un género que se ha caracterizado históricamente por su purismo y, en algunas ocasiones, su aversión a las adaptaciones pop. Sobre Rosalía, la catalana que ha hecho del flamenco un fenómeno pop sin precedentes, opina: “A mí me encanta y creo que el sentir gitano o el flamenco pueden avanzar por distintos caminos de expresión. Es un arte muy difícil y hay que respetar a una serie de maestros, pero Rosalía es talentosa y lista. El artista debe tener libertad para mostrar su propia personalidad y seguir creciendo”.

A lo largo de su carrera, la coreógrafa de 48 años ha compartido el escenario con artistas como Paco de Lucía, Raphael, Chavela Vargas y Alejandro Sanz. En 2003 ganó el Premio Nacional de la Danza en España y ostenta el récord de ser la artista que más veces se ha presentado en el Théâtre des Champs-Elysées de París. Entre los escenarios más importantes que ha pisado también se encuentran el Royal Albert Hall de Londres, el Palacio de Congresos del Kremlin de Moscú, el Teatro Real de Madrid, El Gran Teatre del Liceu de Barcelona, el Auditorio de la Conciliazione di Roma, el Gran Teatro de Shanghai, el Kennedy Center de Washington y, por supuesto, el Palacio de Bellas Artes de México.

El Ballet Flamenco Sara Baras ha realizado más de 4 mil representaciones alrededor del mundo y su objetivo es el mismo desde hace 21 años: difundir el flamenco como un instrumento de evolución constante, que nunca deja de ser mágico por su relación casi inherente a los sentimientos más profundos del ser humano, desde los más oscuros hasta los más diáfanos.

Heredera de grandes decanos de la danza flamenca como Ciro, Manolete, El Güito y Dania González, Baras es uno de los eslabones más resistentes de esta cultura que, dice, no conoce de fronteras ni de géneros, y que desde 2010 es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

“Vivo el momento. Evoluciono llevando con orgullo el pasado, pero construyéndome en el presente, así que no siento que queden cosas pendientes. Sólo sé que seguiré bailando hasta que la vida me dé la posibilidad”, asegura.

Venta de boletos en taquillas del teatro y en Ticketmaster

General vista parcial $600.00
Galería $900.00
Anfiteatro Alto $ 1,300.00
Anfiteatro Bajo $ 1,500.00
Luneta Dos $ 1,800.00
Luneta Uno $ 2,000.00

También te podría gustar...