Cerca del 36% de los mexicanos en edad productiva presentará algún trastorno mental en el transcurso de su vida

En México, el 36% de la población urbana en edad productiva, de 15 a los 64 años de edad, padece o padecerá alguna enfermedad de salud mental como ansiedad, depresión o esquizofrenia.

Enfermedades como la depresión, pueden provocar una mayor propensión a malestares físicos, adicciones, acciones violentas y tendencia al suicidio. Se ha documentado que cerca del 2% de la población adulta en el país ha intentado suicidarse y, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), entre el 2000 y el 2013, la tasa de suicidios alcanzó los 4.9 casos por cada 100 mil habitantes.

Con el incremento de casos, también aumenta la incidencia de ausentismo laboral en los países más desarrollados, superando el 35%.

El suicidio es también un problema de salud generalizado al tratarse de la segunda causa de muerte en población de entre 15 y 29 años de todo el mundo.

Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, fecha que busca poner en el ojo público los múltiples factores sociales, ambientales, biológicos y psicológicos que inciden en padecimientos como depresión, ansiedad, epilepsia, demencias, esquizofrenia y los trastornos del desarrollo en la infancia como el autismo; a la par de promover acciones de salud pública para prevenir, tratar y rehabilitar a pacientes.

Actualmente las enfermedades mentales forman parte de todos los estratos sociales, pero su enfoque es reciente, ya que aún hoy en día, la falta de información provoca vergüenza y estigmatiza a aquellos que la padecen, dejándolos sin tratamiento y olvidados por la sociedad.

Todavía queda mucho camino por recorrer, pues las cifras de la Organización Mundial de la Salud revelan que las personas que requieren atención de salud mental no tienen acceso a las múltiples opciones de tratamiento disponibles en el mercado.

En este sentido Janssen, compañía farmacéutica de Johnson & Johnson ha lanzado al mercado diversos tratamientos innovadores, como el Palmitato de Paliperidona, para que personas con padecimientos como esquizofrenia, y trastorno esquizoafectivo, puedan tener la oportunidad de sobrellevar sus enfermedades y tener una mejor calidad de vida, brindando mejor adherencia al tratamiento, controlando los síntomas y el número de recaídas.

El Dr. Raúl Iván Escamilla, psiquiatra especialista en depresión mayor y esquizofrenia, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) y de la Sociedad Internacional de Investigación en Esquizofrenia, reveló que este tipo de terapia permite la posibilidad de brindar tratamiento a través de cuatro aplicaciones inyectadas al año a pacientes con esquizofrenia, evitando olvidos e incumplimientos y, sobre todo, la desconexión del paciente de la realidad.

”Es común que los pacientes con alguna enfermedad de salud mental recaigan a consecuencia de la suspensión de los tratamientos; evitar las recaídas contribuye también a eliminar el desgaste de familiares y cuidadores de los pacientes con esquizofrenia, y les brinda a estos últimos una oportunidad de reinserción social”, destacó.

Janssen también está comprometido en transformar la trayectoria de la salud de pacientes con depresión mayor y prueba de ello es la reciente aprobación por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), de un aerosol nasal para adultos con depresión resistente al tratamiento (Esketamina), el cual se espera esté disponible en otros países, incluido México, en los próximos meses.

Tan sólo en México, los trastornos depresivos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, afectan al 4.5% de la población urbana de entre 18 a 65 años de edad.

Con la llegada del aerosol intranasal se abre una nueva opción terapéutica que restablece conexiones neurales que no funcionaban adecuadamente debido a la depresión y contribuye a tener una mejor respuesta en pacientes.

También te podría gustar...