«Zombieland 2», un tiro sin mucha gracia

Diez años después del estreno de Zombieland llega su secuela, bajo la dirección, otra vez, de Ruben Fleischer, y los protagónicos, otra vez, de Emma Stone, Woody Harrelson, Jesse Eisenberg y Abigail Breslin, a quienes se les agregan Zoey Dutch y Rosario Dawson, retomando la comedia y el humor negro de la primera entrega, con un resultado irregular, desprovisto de la frescura anterior.

Evidentemente, con tantos productos sobre zombies, la película no aporta nada nuevo a la temática, como sí lo hizo hace una década, sumiendo a sus personajes en un ir y venir de chistes forzados, múltiples referencias a la cultura pop y un caudal de situaciones sin ton ni son que no logran amalgamar una trama decente.

Para esta ocasión, la pequeña Little Rock (Breslin) es ya toda una mujer con ciertas necesidades, lo que provoca su huida del grupo, desatando una búsqueda frenética de su hermana mayor, Wichita (Stone), y sus compinches, Tallahassee (Harrelson) y Columbus (Eisenberg), que los conducirá a Graceland, la que fuera mansión de Elvis Presley.

Lamentablemente, Zombieland 2 aburre, ya que no provoca crítica alguna, ni a pesar de que la escena inicial se desarrolla en una Casa Blanca abandonada, situación no aprovechada, ya sea por incapacidad de los guionistas o sencillamente porque decidieron no meterse en problemas.

Absurdos personajes sacados de la manga, como la típica rubia tonta, Madison (Dutch), o la chica ruda, Nevada (Dawson), en lugar de aportar, estorban, ya que ninguna cuaja en esta historia que ni siquiera se tomó la molestia de crear un villano formidable para estos avejentados caza-zombies.

Te puede interesar:   Premios Fénix 2017 reconocerán por primera vez series producidas en Iberoamérica

Lo mejor viene en las dos escenas pos-créditos con cierto actor que parecía muerto en la primera parte, pero de algún modo regresa a esta tierra de los zombies.

También te podría gustar...