Mucho trabajo por hacer a 30 años de la Convención Sobre los Derechos del Niño

En el marco del evento realizado en el Museo de Historia Natural para la Conmemoración del 30 aniversario de la Convención Sobre los Derechos del Niño, ChildFund México presentó los resultados del “Mapeo de factores de riesgo y protección de niños, niñas y adolescentes en América Latina”, junto con la encuesta “Pequeñas Voces, Grandes Sueños”, como una aportación al debate sobre los desafíos que aún subsisten para hacer realidad un mundo en el que niñas, niños y adolescentes gocen plenamente de sus derechos, sueños y aspiraciones.

El “Mapeo de factores de riesgo y protección de niños, niñas y adolescentes en América Latina”, se llevó a cabo en seis países y 116 comunidades de la Región. Entre los factores de riesgo identificados en el hogar destacan la violencia intrafamiliar, el consumo y abuso de alcohol y drogas, la negligencia, la insuficiente guía, orientación y comunicación familiar, y la limitada economía familiar. En el ámbito escolar sobresalen la violencia física, verbal y psicológica, el insuficiente acceso a servicios educativos, la deserción escolar, y la baja calidad educativa. En el ámbito comunitario son relevantes la violencia física, verbal y sexual, el expendio, consumo y abuso de alcohol y drogas, la débil cohesión social y organización comunitaria, la insuficiente atención y provisión de servicios del Estado, y factores ambientales del entorno.

Por otro lado, entre los factores de protección identificados en el hogar se encuentra la guía, orientación y apoyo familiar, la protección, muestras de afecto y motivación de niñas, niños y adolescentes, la convivencia y comunicación familiar, las medidas de cuidado y autocuidado, y la alimentación y nutrición. En la escuela se identificaron las actividades educativas, el apoyo y atención de la comunidad educativa, la recreación y esparcimiento, y la alimentación escolar. En el ámbito comunitario, los factores de protección evidenciados son la organización comunitaria y cohesión social, las redes de apoyo y protección de niños, niñas y adolescentes, la recreación y esparcimiento, los espacios de participación, las celebraciones y festividades comunitarias, entre otros.

Por su parte, la edición de 2019 del estudio Pequeñas Voces, Grandes Sueños: “La violencia contra la infancia explicada por niñas y niños” realizado por ChildFund, recopiló las voces de casi 5,500 niños y niñas de 15 países para conocer su percepción sobre la violencia contra la infancia. Los datos recabados, hacen un llamado para que niñas y niños sean tomados en cuenta cuando se decide sobre los temas que les afectan, sobre todo en la prevención de la violencia y los esfuerzos que deben hacer las personas adultas para protegerles de la misma.

A nivel mundial, más de un 40% de niñas y niños cree que no están suficientemente protegidos contra la violencia; en tanto las niñas son las que expresan mayor percepción de inseguridad. Además, uno de cada dos piensa que en su país no se escucha su opinión sobre asuntos importantes para ellos.

Según el informe, las niñas y los niños destacan entre los motivos principales de la violencia ejercida hacia ellos su indefensión y la pérdida de autocontrol de los adultos por el consumo de sustancias.

También relatan que en las situaciones de violencia casi siempre hay una asimetría de poder entre víctima y agresor; y más de la mitad dice que la violencia tiene lugar porque no se pueden defender de las personas adultas o de otras niñas y niños más grandes.

Algunos de los hallazgos más significativos de la encuesta en México:

  • 81.2% de los niños mexicanos consideran que en el país es más fácil que las niñas sufran violencia.
  • Humillar a un niño o niña para ridiculizarlo es la principal manifestación de violencia para los infantes mexicanos (97.9%) seguida de la coerción que enfrentan a tener relaciones sexuales con otra persona.
  • Los niños en México se sienten menos protegidos por los actores públicos del país, que en el promedio de las otras naciones. Además, 2 de cada 10 niños no confían en policías ni militares.
  • Perciben que una gran parte de su entorno es inseguro, destacando los espacios online como el lugar de mayor riesgo, seguido de las calles de su comunidad y el transporte.
  • En México, las niñas y niños normalizan tipos de violencia como: prohibición de jugar libremente y la falta de recursos para vivir.
  • Las niñas y niños mexicanos mostraron tener mayor reconocimiento de la violencia que en el resto de los países del estudio.

Sonia Bozzi, Directora General de ChildFund México, comentó sobre estos resultados: “Desafortunadamente, vivan donde vivan y sean quienes sean, ningún niño o niña es inmune a la violencia. En muchos lugares del mundo los niveles de violencia ejercida contra la infancia son endémicos. Sabemos que cuando los niños y niñas experimentan situaciones de violencia, física, sexual o emocional, pueden tener un impacto catastrófico sobre su autoestima, su desarrollo cognitivo y su capacidad para alcanzar el pleno potencial”

“Conocer de primera mano, de los actores clave de la comunidad, los factores de riesgo y protección para niñas, niños y adolescentes, nos permite fijarnos un plan de acción para la creación de mecanismos comunitarios de protección a la infancia y concientizar a la comunidad para dar atención adecuada a los casos de violencia y violación a los derechos de infancia.”

ChildFund México trabaja para la protección de la infancia, impulsando el respeto y ejercicio de sus derechos. Por lo que las labores realizadas por la organización están enfocadas en entender todas las dimensiones de la violencia contra las niñas y niños para lograr la erradicación de la violencia. Además de incorporar y responder a las voces, opiniones y expectativas de los infantes para el éxito de cualquier política o acción destinada a apoyar a la niñez.

También te podría gustar...