“60 años de soledad”, de Gustavo Vázquez

Grijalbo

**Carlota pasó de un cuento de hadas a un infierno. Ésta es la historia de ese infierno.

La emperatriz volvió a ser princesa. Después de que su marido fuera fusilado en el Cerro de las Campanas, la consentida, la enamorada, se convirtió en una paria de las monarquías europeas y pasó sesenta años en la locura. Esta obra es la primera que se concentra en las seis décadas que Carlota de Sajonia-Coburgo-Gotha vivió después de que se derrumbara el Segundo Imperio Mexicano, y ofrece un estudio lúcido de uno de los personajes más apasionantes en la historia del país.

Aquí hablan los diarios de los médicos de Carlota, los papeles de Adrien Goffinet (administrador de sus bienes), testigos de aquellos años, archivos reales, las cartas de su servidumbre, bitácoras de viajeros y la prensa europea de la época. Paso a paso, se revela cómo la «princesa más triste del mundo» terminó convertida en un peón. Y cómo, de las ruinas del México de Maximiliano, surgió el imperio privado del rey belga Leopoldo II en el Congo. En entrevista exclusiva para CIO Noticias, el autor comentó:

-¿Cómo surge la idea de éste trabajo, concretamente desarrollar y hablar del personaje de Carlota?
“Esta ideas surge cuando hace tres años estaba trabajando en una pequeña biografía de Maximiliano de Habsburgo, que fue con el motivo del 150 aniversario de la muerte de Maximiliano y el fin del segundo imperio, y cuando estaba trabajando en este libro la figura de Carlota empezó a surgir como un personaje secundario como esos que quieren ser personajes primarios, como que se resistía a quedarse en el fondo y me daba cuenta que más que Maximiliano, parecía ella la que llevaba el peso del imperio emocionalmente, físicamente, políticamente, me parecía una figura más que una emperatriz de adorno o un florero más en el Castillo de Chapultepec, como la persona más fuerte de este proyecto, entonces me di cuenta también que al llegar al cerro de las Campanas con la muerte del emperador desaparece y ya el historiador por lo general no la sigue, dado que vive 60 años más, me había dado cuenta que había un gran terreno por explorar, desconocido hasta el momento”.

-Has trabajado obras con este estilo en un género histórico y biográfico, ¿Qué es lo que más rescata este estilo, específicamente en este trabajo de 60 años de Soledad?
“En este trabajo destaca sobre todo el uso de fuentes nuevas, que no habían estado a disposición del historiador, porque recordemos que la vida de Carlota, sus biografías se cuentan por cientos tal vez es una industria editorial por si sola, tampoco había estado estos archivos nuevos para el novelista, o el escritor de una obra de teatro, hay hasta novelas gráficas de la vida de Carlota, estoy pensando en la más celebre de todas las novelas que es -Noticias del imperio- que se publicó antes que el descubrimiento de la gran mayoría de estas fuentes nuevas, mi novela es la novedad más grande respecto a otras biografías de la emperatriz”.


-Para ti, ¿Qué representa el personaje de Carlota?
“Representa una mujer muy fuerte, una mujer muy joven, la primera gobernante de nuestro país en ser mujer, la primera gobernante también del continente americano, una figura malentendida, mal comprendida, de la historia, del decir popular, el chisme y el mito la conservó en la memoria como una loca, como una desventurada, como una mujer engañada, como mamá Carlota botando tal cual pelota, es un personaje mucho más complejo de lo que hasta ahora habíamos pensado, no solo es la maniacodepresiva más celebre de la historia de México y Europa, es sobre todo una mujer inteligente avanzada a su tiempo, de ideas políticas avanzadas, muy renovadoras y una personalidad compleja”.

-Podemos ver la imagen de Carlota, fuerte, dominante, hermosa, culta y poderosa capaz de cumplir sus palabras, ¿Es así como justo querías retratarla?
“Te confieso que al empezar el libro no sabía si iba a surgir esa Carlota de los amantes, de los chismes, de la que se fue embarazada, el primero paso que pude dar y de que hecho iba a ser solo un ensayo, era el análisis de sus cartas descubiertas en 1994 por una investigadora Belga y que publicó par de años después en idioma francés, ese era el primero objetivo que tuve, en un principio no parecían tener sentido, parecían justamente la obra de una loca y aplicarles un modelo de interpretación y me di cuenta que si tomábamos en cuenta su profunda espiritualidad, su profundo interés religioso, entonces empezaba a tomar sentido y empezábamos a asomarnos a su espíritu y empezábamos a comprender lo que escritores como Fernando del Paso nada más se imaginaron, que deseaba, que sentía de México, como veía a Benito Juárez”.

También te podría gustar...